Tiempo estimado de lectura: 3 min

Esta vez prometiste que no ibas a dejar las compras de fin de año para último momento, como hacés siempre. Sin embargo, te empezás a estresar mientras ves cómo se decoran las vidrieras, aparecen las sidras en las góndolas, y en la tele pasan -otra vez- Mi pobre angelito. 

Tranqui, intentemos que esta etapa sea de disfrute sin poner al rojo vivo la tarjeta. Aprovechá estos tips para no endeudarte en diciembre: 

  • Armá un presupuesto: ¿Quiénes van a recibir regalo? ¿Tenés muchas reuniones de despedida de año? ¿Cuánto podés gastar? Las fiestas pueden generar mucha presión en nuestro bolsillo, pero es una oportunidad para que revisemos nuestras prioridades y objetivos. Si tus amistades quieren hacer juntadas de fin de año, pueden celebrar en una casa y que cada uno lleve parte de la comida, en lugar de ir a un restaurante, por ejemplo. 
  • No caretearla: Si a la reunión familiar van personas que ves cada muerte de obispo, ¿es necesario hacerles regalos? Date la chance de hacer presentes sinceros, no es cuestión solo de cumplir. 

  • Papá Noel invisible: ¿Te gusta que todos tengan al menos un paquetito en el arbolito? Ok, es válido. Para que nadie se quede sin regalitos, pueden usar la lógica del amigo invisible para Navidad. Con un presupuesto definido, cada cual deberá ocuparse solo de la sorpresa para una persona puntual. ¡Está genial!  

  • Comprá con anticipación: Esto te va a permitir hacer un presupuesto por regalo y pensarlo de forma más detallada y personalizada. Ni hablar que es EL momento de prestar atención a las promos con tarjeta de crédito. Dale, organizate así te ahorrás el estrés de estar el 24 de diciembre recorriendo locales llenos de gente, con el pan dulce en la mochila.

  • Apelá a la creatividad: Sorprender con una receta casera, una manualidad, o con un gesto que demuestre que pensás en la esencia y gustos de la otra persona, puede tener un efecto espectacular. ¿Cómo te ves preparando una parte de la cena? También son buenas ideas organizar un paseo en familia, regalar un plantín, o hacer galletitas de jengibre temáticas . ¡Es momento de usar la creatividad y entender que un gesto puede valer más que cualquier cosa! 

Diciembre no tiene por qué ser una época estresante, ¡buscale la vuelta para disfrutar de los afectos genuinamente! La honestidad con uno mismo es clave para encontrar el equilibrio entre estar presente con los seres queridos, y cuidar el bolsillo.

¿Se te ocurren otros tips? ¿Tenés alguna dinámica piola para organizar los regalos? ¡Contanos! También estamos aceptando opiniones para definir uno de los debates más polémicos: ¿frutas abrillantadas sí, o frutas abrillantadas no?