4.7
(52)

El eterno agosto trajo ciertas sorpresas, y no nos referimos a algunos memes de Daniel Agostini, sino al aumento del interés máximo que te pueden aplicar si querés pagar el mínimo de la tarjeta de crédito.

Sí, así sin muchas vueltas ni chácharas: ahora pagar el mínimo de la tarjeta de crédito es más caro, tanto para los consumos en pesos, como en dólares. Pero no te apures a hacer conjeturas, que acá te contamos un poco más sobre el tema.

¿Qué es pagar el mínimo de la tarjeta?

Como siempre decimos, la tarjeta de crédito es una gran herramienta si se usa bien. No solo porque permite organizar nuestras finanzas diarias y afrontar grandes gastos en cuotas, sino porque también ofrece la posibilidad de hacer revolving. Y no tiene nada que ver con revolver: es la estrategia que permite financiar el saldo adeudado a través del pago mínimo de la tarjeta de crédito Mastercard, Visa, Naranja X, American Express o del procesador que sea.

Ahora bien, hay situaciones en las que el agua llega al cuello, y cumplir con las obligaciones de pago mensuales que vienen con el uso de la tarjeta se hace cuesta arriba. Acá es donde pagar el mínimo de la tarjeta viene como anillo al dedo. Sí, perdón, metimos tres metáforas en un párrafo. Estamos on fire.

¿Cómo pagar el mínimo de la tarjeta Visa, Naranja X, Mastercard, Amex, etc.? Es bastante simple, porque al momento de pagar, aparece la opción del pago mínimo o menor entrega, y te especifica cuál sería ese total. Ojo porque a veces incluso es la opción por default, o defecto, como decimos en la tierra del locro y el dulce de leche.  

Pero no nos desviemos tanto de nuestro tema principal: el aumento del interés.

Te interesa saber de intereses

Nada es gratis en esta vida y, definitivamente, financiar tu tarjeta de crédito tampoco. Cada vez que hacés uso del revolving, se aplica una tasa de interés al igual que cuando tomás un préstamo y lo devolvés en cuotas.

La buena noticia es que esta tasa de refinanciación está regulada por el Banco Central (BCRA), por lo que tampoco te pueden cobrar lo que quieran. La mala es que es esta tasa, justamente, la que aumentó a principios de agosto. ¿Qué quiere decir esto? Lisa y llanamente, que ahora es más caro financiarse con la tarjeta de crédito.

A partir del 1º de agosto, la tasa máxima de interés que pueden aplicar bancos y entidades financieras quienes elijan el pago mínimo pasó del 57% al 62%. Ojo, que eso es válido solo para resúmenes en pesos y de hasta $200.000. En el caso de consumos en dólares, la tasa puede llegar al 83%. Se picó.

Este aumento de 5 puntos porcentuales tiene mucho que ver con el aumento que decidió el BCRA para la tasa de política monetaria, que saltó del 52 al 60%, lo que encarece todo lo que es créditos para familias y empresas, en general. Y, claro, tiene una razón directa en el crecimiento de la inflación.

La letra chica

¿Esto quiere decir que ahora, cada vez que quieras financiar tu tarjeta, van a cobrarte un 62% de interés? No, tranqui. Porque lo que aumentó es la tasa máxima y, además, hay otra tasa que tiene un rol en los cálculos. Y, por suerte, también tiene un tope.

Este límite, previsto en la ley de Tarjetas de Crédito, señala que la tasa máxima de revolving no puede superar en más del 25% a la tasa que la entidad emisora aplique a las operaciones de préstamos personales. ¿En castellano? Supongamos que un banco cobra una tasa de interés del 20% para préstamos personales; entonces, no va a poder cobrar más del 25% de interés para financiar saldos de tarjeta de crédito. Algo es algo.

Eso sí, si gastás más de 200 dólares en el mes, se acaban las ventajas de un financiamiento más barato y la tasa puede llegar hasta el 83% establecido para este tipo de operaciones.

Y ahora, ¿quién podrá ayudarnos?

La realidad es que todavía podés seguir financiándote con la tarjeta de crédito, aunque recomendamos estar atentis a la tasa de interés al revolving. En lo posible, que sea menor a la inflación. 

Pero si no, Naranja X tiene una alternativa de pago. ¡Redoble de tambores, por favor! Se trata de Pago Flex, una opción pensada para que puedas armar el mejor plan de pago según tus necesidades, a partir del pago mínimo establecido. 

Una mujer de saco tejido en color gris señala la app de Naranja X, donde podés chequear si tenés habilitada la opción de Pago Flex

¿Te interesó? Chequeá si tenés disponible la modalidad en la app Naranja X o en Naranja X online. Como ya dijimos en otras ocasiones, el pago mínimo de la tarjeta no debería ser tu táctica de todos los meses, pero a veces no queda otra, lo sabemos. Lo importante es que no se te haga costumbre producto de falta de planificación o mucho desorden en tus finanzas.

Dale, que si nos organizamos, pagar el mínimo de la tarjeta de crédito no es imposible. Y si todo se va para arriba —precios, tasas de interés, gastos— lo que no puede decaer es el optimismo y la certeza de que siempre nos la arreglamos para salir adelante y encontrarle la vuelta a todo.

¿Nos contás qué te pareció este contenido?

Promedio 4.7 / 5. Cantidad de votos 52

Todavía no hay votos, ¡es tu oportunidad de primerear!

Nos rompe el corazón que la nota no te sirva

Danos la chance de mejorar, porfa.

¿Tenés alguna sugerencia? ¡Te leemos!