Qué gran momento ese en el que te encontrás cara a cara con el mundo de la adultez, y la trascendental hora de abrir una cuenta de banco. Bah, después vienen otros temitas un poco menos simpáticos, como cuando ves que baja el saldo y la plata se va a no sabés dónde. Pero formar parte del sistema financiero tiene muchos beneficios, y suele estar asociado a algún negocio, al ahorro, a préstamos, y/o a un empleo en relación de dependencia. Si querés saber qué opción te conviene, empecemos por entender la diferencia entre caja de ahorro y cuenta corriente.

Dar los primeros pasos en las finanzas personales es súper importante y, al principio, puede parecer algo complicado. Sin embargo, aquí estamos para hacerte las cosas más fáciles. Por eso, te explicamos en un toque cuál es la diferencia entre caja de ahorro y cuenta corriente antes de que gestiones cualquiera de las dos.

¿Qué es una Caja de Ahorro?

Tal y como su nombre lo indica, una caja de ahorro es una cuenta en la que podés guardar tu plata. Fin.

No, mentira, hay más. ¡Profundicemos!

Este es el producto financiero más básico, al que podés acceder solo con presentar tu DNI. Es una cuenta gratuita: abrirla, mantenerla y recibir la tarjeta de débito asociada a la misma no te cuesta ni un centavo.¡Teléfono para el club de fans de lo gratis!

A partir del momento cero podés usarla para ahorrar o para hacer otras transacciones bancarias. Pagos de servicios, transferencias, compras, extracciones de efectivo, inversiones… ¡lo querés, lo tenés! Al menos, hasta que agotes el saldo en tu cuenta. Y, 100% real, solo tenés que presentar tu DNI para acreditar tus datos personales.

Algo clave es que el dinero que depositás en tu caja de ahorro está siempre disponible para que lo uses, ya sea en operatorias online, a través de la tarjeta de débito o en los cajeros automáticos. También podés solicitar una de crédito asociado a tu cuenta y, de yapa, muchos bancos tienen también programas de puntos que te recompensan en cada compra. Estratega de las promos, estos datos son música para tus oídos, lo sabemos.

¿Por qué es tan importante tener una caja de ahorro? Porque es gratis, sí, pero hay otras ventajas. Por un lado, te permite ahorrar, pero además lo podés hacer de forma regulada por el Banco Central, que vela por la garantía de tus fondos ahorrados. Y, dato no menor, seguramente cobres tu sueldo en esa cuenta.

caja de ahorro vs cuenta corriente

¿Y una Cuenta Corriente?

Una cuenta corriente es aquella en la que podés guardar tu plata. No, no es un déjà vú, también podés depositar en este tipo de cuenta. Además, te habilita a hacer otras cosas como, por ejemplo, financiar tus pagos con cheques, incluso si no tenés dinero en el momento de emitirlo.

Atenti, las cuentas corrientes tienen costo de mantenimiento mensual, y no generás intereses ni rendimientos por dejar tu plata ahí. Pero, podés emitir cheques y seguir operando incluso si tocás la lona antes de fin de mes gracias a lo que se llama giros en descubierto. O sea, disponés de más plata de la que en realidad tenés, siempre con previo acuerdo de un límite con la entidad. Ojito acá, es una herramienta excelente si te ordenás bien, pero a los cheques en algún momento hay que cubrirlos o respaldarlos con dinero, ¡no son papelitos de colores!

Esto está bueno si, por ejemplo, tenés un emprendimiento y necesitás reponer materiales para hacer tus productos. Así, podés:

  • Pagar los insumos con cheques a determinado plazo, supongamos 45 días. Eso te da tiempo a vender productos y conseguir la plata necesaria para pagar efectivamente y, mientras, el banco te da una mano con la compra.
  • Pagar directamente haciendo uso de los giros en descubiertos, que es como un préstamo a corto plazo (el cual devolvés en cuanto depositás más plata en tu cuenta).

La cuenta corriente tiene gastos asociados que la caja de ahorro no, pero es una buena herramienta para administrar tus fondos y te da flexibilidad financiera en los cobros y pagos. Además, también está regulada por el Banco Central.

Muy lindo todo, pero… ¿y la diferencia?

Bueno, bueno, no nos apures. Acá vamos con la diferencia entre caja de ahorro y cuenta corriente. 

  • Tipo de titular. Solo una persona física puede ser titular de una caja de ahorro. En cambio, la cuenta corriente es para personas físicas y jurídicas.
  • Montos disponibles. Con la caja de ahorro solo podés usar la plata que tenés depositada ahí, mientras que la Cuenta Corriente te permite usar más de lo que tenés de saldo.
  • Giros en descubierto. Son exclusivos de la cuenta corriente, al igual que tener saldo negativo. 
  • Comisiones de mantenimiento. Por tener una cuenta corriente, las entidades te cobran algún porcentaje. La caja de ahorro es gratis.

Y listo. Ya tenés toda la info que necesitás para clavarte tu outfit estrella y llegar al banco a lo Reese Witherspoon en Legalmente Rubia para abrir tu cuenta. O, mejor, podés descargarte una app de finanzas y hacerlo en pantuflas desde tu sillón, ¿no?