4.9
(7)

Ya lo sabemos: ahorrar en Argentina puede ser un poquito desafiante. Entre la inflación, los mil tipos de dólares, las post-pandemia y la mar en coche, muchas veces puede parecer que nuestras cuentas son como un colador: así como entra la plata, sale rapidito. Peeeero tampoco es imposible, solo hay que aprender a hacerlo bien, o de una manera que sea realista. Claaaaro, como esa vez que empezaste el gimnasio y el primer día ya quisiste levantar todo el peso de una. Al segundo día no te podías mover y abandonaste sintiéndote una mantequita. Vamos con una propuesta amigable para ahorrar: ¿conocés el método Kakebo?

Si ya probaste mil y una formas de ahorrar, el método Kakebo puede ser la respuesta que estás buscando. Simple, práctica e intuitiva, esta alternativa es perfecta tanto para personas adultas como niñas y niños que están aprendiendo sobre Educación Financiera. Ganás por donde la mires.

Pero, ¿de qué se trata esto? ¿En serio sirven los métodos para ahorrar en este país? Obvio, y te contamos más ahorita mismo.

Un método de ahorro para cada persona

No exageramos cuando decimos que existen todo tipo de métodos de ahorro, ideales para ir probando hasta encontrar cuál es el que mejor nos funciona.

  • Método 50-30-20: consiste en asignar partes fijas de tus ingresos a determinados gastos: un 50% para gastos fijos, un 30% para los gastos variables y el 20% restante para el ahorro. Así, te asegurás de guardarte un puchito todos los meses.

  • Método Harv Eker: consiste en adaptar nuestros hábitos a porcentajes de gastos prefijados: 10% para el ahorro, 10% para educación y formación, 10% para inversiones a largo plazo. 10% para ocio, y un 5% para donaciones. El resto de los gastos apuntan a esas obligaciones fijas que tenés mes a mes.

  • Método de las 52 semanas: se basa en ahorrar cada semana un poco más que la semana anterior, para ir acumulando la plata de forma exponencial y, de paso, crear el hábito constante de ahorro según los parámetros de cada persona.

  • Método Kakebo: la técnica japonesa por excelencia. Es una forma muy metodológica y simple de ahorrar, ya que solo se necesita una agenda de ahorro para imprimir, o un cuaderno cualquiera. Su origen se remonta a 1904 y a los libros de cuentas del hogar; es más, literalmente es eso: una forma eficiente de manejar la economía familiar.

En el método Kakebo lo visual es fundamental. Apoyate en los colores para obtener información rápida de tus finanzas. 

¿Cómo ahorrar con Kakebo?

El método Kakebo con su agenda de ahorro sirve para tener un registro claro de los ingresos y egresos clasificados en diferentes categorías, para así también evaluar mejor cómo estamos administrando nuestra plata. Si te ponés las pilas y tenés constancia, podés llegar a ahorrar hasta un 35%. Nada mal, ¿no?

Si querés incursionar con esta técnica japonesa, seguí estos pasos.

5 pasos para ahorrar con Kakebo

  1. Buscá una libreta que sea exclusiva para registrar tus gastos e ingresos. Pero como te queremos un montón y nos encanta tenerte acá, te dejamos una plantilla descargable para imprimir, así no tenés excusas para hacer la tarea. 

Descargala gratis:

  1. En ese cuaderno o libreta vas a anotar por un lado todos tus ingresos y, por el otro, los gastos fijos. Ojo, no sirve tirar números así no más, tenés que indicar a qué corresponde cada cosa, así entendés perfectamente de dónde sale la plata y a dónde va. 

3. Ahora tocan los gastos variables, esos que cambian mes a mes. Lo primero es elegir en qué categorías vas a dividirlos: por ejemplo, educación, cultura, ocio, tarjeta, ropa, extras, etc. Asignale un color a cada categoría para que sea más sencillo identificar cada una.

4. Una vez que tenés todas las categorías armadas, es hora de organizar los gastos: juntá todos los tickets que tengas dispersos y andá anotando cada gasto con su color y/o en su columna correspondiente. Acordate de revisar tus compras online y con billeteras electrónicas.

5. Cuando ya tenés todo anotado, queda hacer el balance y ver cuánta plata te quedó y cuánta gastaste. Con estos datos podés hacerte preguntas: ¿lograste ahorrar? ¿Hay gastos que podrías haber evitado? ¿Qué cambiarías para el mes que viene? Así es como vas a ir mejorando tus finanzas y ahorrando cada vez un poquito más hasta llegar a tu objetivo.

Inspirate con esta tablita del método Kabebo

La clave acá es ver qué color de tu plantilla está más gordito. Si el de gastos variables se están llevando una buena cantidad de platita, hay muchas oportunidades de ahorrar. Digamos que acá lo visual es fundamental. 

¿Te cuesta llevar registro de tus gastos?

Ahora ya sabés cómo poner en práctica el método Kakebo, ¿qué esperás para probarlo? #Dato: potenciá tus ahorros todavía más con Naranja X aprovechando el rendimiento de tu cuenta. Después no digas que no te avisamos.

¿Nos contás qué te pareció este contenido?

Promedio 4.9 / 5. Cantidad de votos 7

Todavía no hay votos, ¡es tu oportunidad de primerear!

Nos rompe el corazón que la nota no te sirva

Danos la chance de mejorar, porfa.

¿Tenés alguna sugerencia? ¡Te leemos!