Tiempo estimado de lectura: 2 min

Desde que nos volvimos tan digitales nuestra vida está llena de contraseñas. Las necesitamos para el correo electrónico, los servicios de streaming, las redes sociales, el homebanking y hasta para la app de citas (nos contaron). Pero, ¿cómo crear una contraseña segura y evitar fraudes?

Parece una pregunta redundante, sí, porque estas claves son como un candado que protegen tus cuentas, por ende tienen que ser seguras y muy difíciles de averiguar, de lo contrario podrías ser víctima de diferentes estafas. ¿Sabías que la contraseña más usada a nivel mundial en el año 2020 fue 123456?

Si te estás dando cuenta que tus contraseñas son una mantequita, leé estas recomendaciones para crear una contraseña segura en todas tus aplicaciones, y especialmente en tu homebanking y billetera virtual.

¿Cómo puedo crear una contraseña segura?

No es tan difícil como pensás. Y tampoco es necesario que recurras a algún generador de claves o a las opciones de contraseñas que parecen ofrecerte ecuaciones imposibles de recordar.

Lo primero es saber qué datos NO tenés que incluir en tus claves:

  • Fechas de cumpleaños: esta información es realmente fácil de averiguar en redes sociales. No solo la tuya, sino también la de tus familiares. Si sos fan de las fechas, a lo sumo podrías usar un dato bien rebuscado, como el día de tu primer beso. ¡Dale, hacé memoria! 
  • Número de documento: también está disponible en internet junto a tu CUIL o CUIT. 
  • Los nombres de familiares y mascotas.
  • Tu número de teléfono
  • La dirección de tu casa. 

Tampoco deberías usar la misma contraseña para diferentes servicios y cuentas en Internet, compartir este dato con desconocidos, o crear un archivo en tu computadora y guardarlo con el nombre “mis contraseñas” o “claves bancarias”. Hacer eso es dejarle en bandeja tu información a los hackers, ¿no?

Pero entonces, ¿cómo crear una contraseña segura? Te dejamos algunos tips para una clave difícil de adivinar pero, lo más importante, fácil de recordar:

  • Usá un acrónimo o las iniciales de una frase simple. Por ejemplo: Oqnvcqns que deriva de Ojos que no ven, corazón que no siente. 

  • Tratá de que siempre tenga 8 caracteres o más

  • Mezclá letras en mayúscula y minúscula, números y algún caracter especial (como arroba, asterisco o numeral).

  • Elegí un fragmento de una canción

  • Seleccioná un diálogo significativo de una película y agregale magia para que quede algo como Hastalavistababy*1 o Hakuna%2Matata.

  • Enumerá las iniciales de quienes integran una banda musical, o la defensa del club de tus amores en el Torneo Clausura 2011. Sí capaz no fue su mejor año, ¡pero también vale! 

  • Rescatá el pasaje de un libro

Cuando sea posible, es una gran idea recurrir a la verificación en dos pasos. También lo es cambiar la contraseña con frecuencia, siempre y cuando no vayas recurriendo a frases y datos cada vez más fáciles de adivinar. Como dice la Chiqui, “¡así no, así no!”

Si con toda esta data seguís usando 123456 en tus claves, ¡tiramos la toalla!