El Impuesto a las Ganancias es un tema que siempre está en agenda y definitivamente, también va de boca en boca. Que si aumentan el piso, que si es justo o no, que si me corresponde pagarlo, y así miles de etcéteras. Pero hay una pregunta que probablemente te hiciste alguna vez: ¿cómo se calcula el Impuesto a las Ganancias?

En esta nota repasamos brevemente esos elementos que tenés que tener en cuenta para saber cómo se calcula el Impuesto a las Ganancias.

Impuesto a las Ganancias 

El Impuesto a las Ganancias de AFIP es un impuesto que contempla y se atribuye a todas las ganancias obtenidas en un año fiscal. Se aplica sobre los ingresos percibidos por personas, empresas o cualquier entidad legal.

También conocido como impuesto a la renta, se divide en cuatro categorías:

  • Primera: ganancias generadas por el usufructo de los inmuebles urbanos y rurales.

  • Segunda: ingresos obtenidos por acciones, intereses, dividendos y otros.

  • Tercera: ganancias de las sociedades y empresas unipersonales.

  • Cuarta: ganancias obtenidas por el trabajo personal (relación de dependencia, jubilaciones, profesiones, etc).

Recapitulando: es un impuesto anual -aunque a veces se abona de forma mensual (en concepto de retenciones o anticipos)- que tenés que pagar si ganás a partir de cierta cantidad de plata. Pero, acá está el tema: no es tan fácil como suena.

¿Cómo calcular el Impuesto a las Ganancias?

Vamos a suponer que el impuesto que te corresponde es el de 4° categoría. El porcentaje impositivo que tenés que pagar va a variar según tus ingresos netos de los gastos deducibles. 

Existe una tabla de Impuesto a las Ganancias que muestra la alícuota correspondiente a cada franja de renta gravada, y que se actualiza según la remuneración imponible promedio de los trabajadores estables (RIPTE). 

Ahora bien, el cálculo en realidad también tiene que tener en cuenta las deducciones. O sea, si vos ganás 175 mil pesos brutos por mes y ese es el piso del impuesto, no quiere decir que vas a tener que pagar Ganancias automáticamente. Lo que se tiene en cuenta es la base imponible: lo que queda luego de restar una serie de gastos permitidos. Acá, las deducciones:

  • Tipo de trabajo (autónomo / relación de dependencia).

  • Cónyuge / conviviente.

  • Deducción especial, como jubilación o vivir en la Patagonia.

  • Cantidad de hijos/as.

  • Alquiler y créditos hipotecarios.

  • Medicina prepaga.

  • Servicio doméstico.

  • Seguro de vida y planes de seguros de retiros privados.

  • Gastos de sepelio.

  • Donaciones a los fiscos o a entidades autorizadas.

  • Gastos por indumentaria y equipamiento.

Una vez que restás estos elementos (según corresponda y teniendo en cuenta que tienen un límite de deducción), obtenés la base imponible sobre la que se aplica el Impuesto a las Ganancias, y luego podés buscar en la tabla cuál es el rango en el que clasificás (va del 0% al 35%).

Fuente: AFIP

Pero, claro, hay una forma todavía más fácil de calcular el Impuesto a las Ganancias: la calculadora. Como toda cuenta en la vida. Lo bueno es que hay muchas disponibles en la web, y te permiten saber con más o menos precisión cuánto tenés que pagar mensual y anualmente por este impuesto.

Generalmente, solo tenés que introducir algunos datos para que el sistema haga el cálculo por vos y te dé una aproximado del valor de Impuesto a las Ganancias. Nada mal, ¿eh? Una vez más, qué bien que nos viene la tecnología.