Tiempo estimado de lectura: 1 min 20 seg

¿Sos tan solo una persona frente a una compra decidiendo cuál es el método de pago que más te conviene usar? ¿No terminás de entender las diferencias entre una tarjeta de débito y una prepaga? ¡Estás en la nota correcta!

Con el desarrollo de soluciones financieras más abiertas y accesibles, cada vez hay más alternativas de pago para que puedas elegir la que más te convenga. Por ejemplo, la ya conocida tarjeta de débito y las más jóvenes: la tarjeta prepaga. No tenés que saber de qué se trata cada una, te explicamos cortito y al pie las diferencias entre una tarjeta de débito y una prepaga.

¿Qué es una tarjeta de débito?

Es el producto financiero más común de pagar bienes y servicios.

  • Están asociadas a una cuenta bancaria.
  • Para usarla, necesitás plata en la cuenta, porque cada compra te descuenta el dinero en el momento.  
  • Podés aprovechar beneficios, promos y adherirte al débito automático para pagar los servicios. 
  • Permite extraer efectivo de un cajero automático.

¿Qué es una tarjeta prepaga?

Es un producto financiero novedoso que te permite realizar diferentes operaciones mientras le ponés un límite de gasto a la tarjeta y controlás mejor tu economía personal.

  • No están asociadas a una cuenta bancaria, sino que tenés que cargarles saldo. Eso lo podés hacer desde otra cuenta en una billetera virtual, una app, o incluso en efectivo en puntos de carga. 
  • En general, las obtenés con pocos requisitos porque no analizan tu historial crediticio para otorgarlas. 
  • Si te la roban o la perdés, la pausás desde la app para que nadie pueda usarla. ¡Golazo!
  • Al igual que las tarjetas de débito y las tarjetas de crédito, con la tarjeta prepaga también podés aprovechar descuentos y beneficios.
  • Permite adherir servicios al débito automático para pagar servicios y recargar saldo en el celular o en la SUBE.
  • Sirven para hacer compras por Internet. 
  • La tarjeta prepaga también te permite sacar plata del cajero. 

Con esta información te darás cuenta que las diferencias entre una tarjeta de débito y una prepaga son bastante sutiles y tienen muchos puntos en común. Al contrario de una tarjeta de crédito, éstas no permiten financiar tus compras en cuotas pero son ideales si lo que querés es ordenar un poco tus finanzas y controlar los gastos. 

Lo mejor: las dos te permiten pagar en la app del delivery y pedirte medio kilo de menta granizada o crema del cielo sin que nadie te juzgue.