4.4
(8)




Y sí, las billeteras virtuales hace tiempo que tienen todo para ser parte de nuestra vida cotidiana. Son aplicaciones móviles desde las que podés hacer unas cuantas operaciones financieras, aunque no tengas cuenta en un banco. Realmente llegaron para simplificar nuestro día a día. Ves una remera que te gusta, sacás el celu del bolsillo y… ¡tuqui!  En dos clics la pagaste. Te facilitan desde la compra del súper y el pago de impuestos, hasta la carga de la tarjeta del bondi como la SUBE y la Redbus. Y no olvidemos las milagrosas transferencias, que son un éxito para dividir la cuenta con esas personas que nunca tienen cambio o se olvidan de sacar efectivo del cajero (jamás faltan). 

Con la aparición de las billeteras virtuales también surgieron términos nuevos, como el CVU, pero que no cunda el pánico, que acá vamos a tirar la posta sobre cada uno. El CVU no es ni más ni menos que la Clave Virtual Uniforme que identifica tu cuenta virtual. Bastante parecido al tradicional CBU, que es la Clave Bancaria Uniforme (también llamada Clave Bancaria Única o Clave Bancaria Unificada). 

Estas claves son como el DNI de tus cuentas, ¿se entiende? 

El CVU se compone de 22 dígitos: los primeros 8 corresponden al Proveedor de Servicios de Pago (PSP) al que pertenece, mientras que los restantes identifican a la persona usuaria. 

Si tenés Naranja X, ¡tenés CBU! Para verlo, ingresá a la sección Cuentas de la app, ¡y listo!

El CBU también tiene 22 dígitos: los primeros 3 hacen referencia a la entidad bancaria, los siguientes 4 corresponden a la sucursal, luego viene un dígito verificador y finalmente -esto puede ser un datazo- los 13 dígitos que señalan la cuenta, más un dígito verificador. Si te solicitan rápido el número de cuenta y te quedás más en blanco que frente al cartel de “tire y empuje”, ¡buscalo en tu CBU!

Si llegaste hasta acá, te va a gustar saber que estas dos claves pueden comunicarse entre sí. El CVU -creado en 2018 por el Banco Central de la República Argentina facilita las conexiones y transacciones, ya que permite transferir y recibir plata, sin importar si la otra persona tiene cuenta bancaria o no.

Dicho fácil, hoy podés enviar dinero desde una cuenta corriente o caja de ahorro, hacia una cuenta de billetera virtual, y viceversa. 

Tu sobrenombre financiero

Si la memoria y tantos números no son tu fuerte, también existe el Alias. Funciona igual que el CVU y el CBU, y puede tener entre 6 y 20 números o letras. Es único para cada cuenta, por lo que no puede haber dos iguales en el sistema financiero argentino. Incluso, si no te gusta el que te asignó el banco o la billetera virtual, podés personalizarlo. ¡Es tu oportunidad de ser ELBAILEDELPIMPOLLO, WANDANADA, o lo que tu imaginación mande!  

Y, ¿qué tal? ¿Ya te sentís máster en CBU y CVU?

¿Nos contás qué te pareció este contenido?

Promedio 4.4 / 5. Cantidad de votos 8

Todavía no hay votos, ¡es tu oportunidad de primerear!

Nos rompe el corazón que la nota no te sirva

Danos la chance de mejorar, porfa.

¿Tenés alguna sugerencia? ¡Te leemos!