4.9
(11)

¿Plazo fijo mata dólar? Hoy no nos pusimos a filosofar y preferimos ir al hueso con esta pregunta, que es la que vamos a intentar responder en esta nota.

Es que cuando hablamos de economía, lo primero que se nos viene a la cabeza es la inflación. Y, obviamente, qué hacer para que esa inflación no se coma nuestros ingresos y/o nuestros ahorros. Es inevitable empezar a buscar opciones: poner un plazo fijo o comprar dólares siempre están entre las opciones favoritas, más que nada porque son las alternativas más populares y simples. 

Ahora bien, ¿conviene el plazo fijo hoy sobre el dólar? ¿Qué tipos de plazo fijo son los mejores para invertir? ¿Gano plata si ahorro en dólares? Seguí leyendo, que te respondemos todo eso.

Invertir o no invertir

Lo primero que hay que dejar en claro es que, elijas lo que elijas, los pesos se devalúan igual por la inflación. Y sí, las cartas sobre la mesa. Hay que tener en cuenta el porcentaje de inflación para ver qué es más rentable: si comprar dólares o poner un plazo fijo 2022.

Lo segundo es que comprar dólares no es una inversión. A diferencia de lo que pasa cuando consolidás un plazo fijo, que recibís un porcentaje de intereses y, por lo tanto, “ganás” plata que antes no tenías al depositar. En cambio, cambiar los pesos a moneda extranjera es una medida para darle un poco de pelea a la inflación, y el pase de una a otra es por equivalencia. O sea, no es que ganás plata en la operación. Sí, obvio, a la larga sentís que sí, pero en realidad eso es porque los pesos cada vez valen menos.

En los últimos 3 meses, ¿lograste comprar dólares o invertir en plazo fijo?

Siempre vas a sentir el efecto de la inflación, y comprar dólares es ahorrar en moneda extranjera. Dicho esto, podemos avanzar.

“Lo que sucedió entre mayo y junio es que la devaluación del peso frente al dólar estuvo por debajo de la inflación, osea que si compraste los 200 dólares, hiciste negocio. En agosto, septiembre, y octubre, también estuvo debajo de la inflación, pero comenzó a acelerar la devaluación del peso frente al dólar (al menos en el cambio oficial). El ahorro comenzó a tener mayor movimiento, sin embargo si pujamos lo que es tasa de plazo fijo capitalizando intereses, versus a la tasa de la devaluación del dólar ahorro, hoy la tasa del plazo fijo le termina ganando a la colocación en ese dólar ahorro.”

Damián Di Pace, periodista especializado en Economía. 

Los secretos del plazo fijo

Como dijimos, el plazo fijo es uno de los instrumentos de inversión más comunes. Esto es porque tiene un bajo nivel de riesgo y es tan fácil como hacer un par de clics para consolidarlo. Conceptualmente tampoco es complejo: consiste en depositar x cantidad de plata por cierto tiempo, y recibir intereses a cambio de ello. Casi como si le hicieras un préstamo al banco o entidad financiera.

La clave acá está en la tasa de interés, que la fija el Banco Central (BCRA). Actualmente, un plazo fijo tradicional tiene una Tasa Nominal Anual de Interés del 75%, mientras que la Tasa Efectiva Anual es del 107,1%. Esto quiere decir que, por ejemplo, si depositás $10.000 por 30 días, al terminar el mes vas a tener $616,44 más que antes

También están los plazos fijos UVA, “Unidad de Valor Adquisitivo». Esta unidad es en la que están expresados los plazos: cuando constituís el tuyo, los pesos son convertidos a la cotización del día en una cierta cantidad de UVAs que, a medida que pasa el tiempo, se van ajustando según el Coeficiente Estabilizador de Referencia (CER), y al ritmo del índice de inflación del Indec. Generalmente tienen una tasa de interés más baja, pero acompaña los aumentos generalizados de precios.

También podés poner un plazo fijo en dólares, aunque la tasa de interés puede resultarte graciosa: 0,05%. ¡Sí, con dos ceros a la izquierda! 

            Si invertís U$S 1000 a 30 días, vas a recibir 40 centavos de dólar. 

¿Está chequeado? ¡Está chequeado! 

¿Qué tipo de plazo fijo es más conveniente? Bueno, el plazo fijo en dólares, no. Hay muchas más opciones en que la rentabilidad es más alta solo por tener la plata en cuenta, y encima te queda disponible para usar cuando quieras.

Ahora, el debate se pone más picante entre el plazo tradicional y el UVA. Por un lado, las tasas del 75% del primero lo hacen una opción bastante interesante, sobre todo si considerás la tasa efectiva anual del 107%. Por el otro, los UVA tienen la ventaja de estar indexados a la inflación, que todavía ronda proyecciones del 90% para el 2022. Si ponés todo eso en la balanza, a la larga, el plazo fijo UVA es el que mejor te protege ante la devaluación.

Entonces, ¿plazo fijo o dólar?

Con los datos que tenemos hoy, no podemos dar una respuesta muy definitiva. Viste cómo es Argentina: pestañeaste y pes-ta-ñeaste. Pero por cómo están las cosas, tenemos una certeza: el mayor ritmo de devaluación que viene llevando el BCRA es del 6,5% mensual, mientras que el interés del plazo fijo por mes se ubica en un 6,25%. No hay una diferencia abrumadora, menos si consideramos que el plazo fijo UVA viene rindiendo -en promedio- un 7% mes a mes. 

¿Otro dato? Cada vez hay más restricciones para comprar dólares en el mercado oficial, el cupo de 200 dólares por mes se sigue manteniendo, y si querés comprar en el mercado paralelo, el precio se dispara. En cambio, no tenés límites para un plazo fijo, aunque tenés un poco menos de liquidez.

Qué opina Damián Di Pace

El periodista especializado en Economía pide prestar atención al costo de mantenimiento de la caja de ahorro en dólares. Si la tenés incluida porque te la paga quien te emplea, o te la bonifica el banco, está espectacular, pero si la tenés que bancar vos, ojito.  “No otorga rendimientos por dejar la plata ahí, vas perdiendo poder adquisitivo. Tengamos en cuenta que el parámetro es que la inflación norteamericana está en el orden del 8%, es decir que esos dólares interanualmente están perdiendo un 8% de poder de compra. Además del costo de mantenimiento, lo que tenés que ver es qué va a pasar con ese dólar a precio oficial más impuestos hacia futuro”, enfatiza Di Pace. 

“Quienes compraron dólares desde agosto, no tuvieron una gran compensación, es para resguardarse ante una devaluación futura. Ahora, aquellos que hicieron esa operación en julio, obtuvieron rendimientos muy importantes, porque si habías comprado dólar ahorro en la previa (incluyendo Impuesto País y la percepción de Ganancias que estaba en el 35, no en el 45%) cuando los tipos de cambio paralelos llegaron a estar en $340, muchos tuvieron rendimientos exorbitantes, porque si tenías ahorrado mil dólares, los vendías al MEP -que es una operación oficial- a $340, por lo cual hacías una diferencia en un mes, enorme”, explica Damián.  

Si bien el periodista dice que quienes compraron en julio el dólar oficial y lo vendieron al MEP tuvieron un rendimiento excepcional, aclara que si lo usás como ahorro y no como inversión, es decir no hacés operatorias financieras,”no está siendo conveniente, pero conociendo a la Argentina, hay que decir que siempre el dólar fue reserva de valor básicamente porque el peso argentino se está devaluando en forma más acelerada que el dólar. El peso argentino pierde su poder y se devalúa por la inflación, vemos en el dólar un refugio frente a esto”, remarca. 

¿Nuestra recomendación? Si podés ir por las dos opciones, hacelo. Es mejor no poner todos los huevos en la misma canasta y aprovechar todas las alternativas de ahorro e inversión —seguras— que tenemos por delante. Plazo fijo, dólares, y la cuenta de Naranja X. 

Si tenés la suerte de que te sobre para invertir, esta propuesta está tentadora: 

  • Un puchito lo destinás a comprar billetes con la cara de Franklin.
  • Otro poco va al plazo fijo en pesos. 
  • Para tener liquidez dejás plata en la cuenta de Naranja X que te paga hermoso gracias a la TNA del 60%, y te permite hacer transferencias, pagos y recargas cuando quieras.   

¿Nos contás qué te pareció este contenido?

Promedio 4.9 / 5. Cantidad de votos 11

Todavía no hay votos, ¡es tu oportunidad de primerear!

Nos rompe el corazón que la nota no te sirva

Danos la chance de mejorar, porfa.

¿Tenés alguna sugerencia? ¡Te leemos!