4.9
(18)

Llegó agosto y con él, inevitablemente, el Día del Niño, Día de la Niñez, o Día de las Infancias. Como más te guste. El caso es que es imposible no darse cuenta de cuándo es el Día del Niño porque empieza el bombardeo de promociones de todo tipo para cautivar a niños y niñas. Y a vos el bolsillo te empieza a gritar “ayuda” con una vocecita aguda. La hemos escuchado. 

Pero, ¿cuándo es el Día del Niño, exactamente? En Argentina lo celebramos el tercer domingo de agosto, así que este año cae 21. Sin embargo, como no todo es marketing, en esta nota queremos darte algunos consejos para cuidar tus finanzas y, sobre todo, empezar a sembrar las semillas de la Educación Financiera en cada peque de la familia.

Érase una vez…

La celebración del Día de las Infancias -que en Argentina se llama oficialmente así desde 2020, para dar lugar a prácticas más inclusivas- fue impulsada por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), con el objetivo de tener un día dedicado para la promoción de los derechos de las y los chicos. La fecha original que dispuso fue el 20 de noviembre, dejando que cada país decida cuándo se celebra.

Así, a principios de la década del ‘60, comenzó a festejarse la infancia el primer domingo de cada agosto.

En 2003 esta fecha se pasó al segundo domingo a pedido de la Cámara del Juguete, porque muchas personas no llegaban a cobrar su sueldo para la fecha señalada. Pero, a partir del 2013, como la fecha coincidía con las elecciones Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO), se postergó al tercer domingo en la mayoría de las ciudades del país.

¡Quiero eso!

Ahora bien, gran parte de este día está construido en torno a la comercialización de juguetes. Suele -con énfasis repetimos suele- flotar en el imaginario que hay que gastar fortunas en estas fechas. Sin embargo, se puede pasar hermosos momentos sin tener que exprimir el bolsillo, y sin perder de vista estos tres puntos:

  • Los niños y las niñas no necesitan el juguete más caro o el más tecnológico para divertirse: existen opciones didácticas, juegos de mesa, y juguetes reciclados/reciclables que están buenísimos. Y la verdad, muchas veces, el mejor regalo no es el objeto con el que jugar, sino el juego mismo, compartido con las personas que quiere.
Compartir momentos en familia, ¡qué fortuna celebrar así el día de las infancias!
  • Endeudarse para comprarles algo en lo que seguramente pierdan el interés más temprano que tarde, no parece ser la decisión más inteligente del mundo.
  • Lo que vos hubieses querido en tu infancia, no necesariamente es lo que los chicos desean. ¡Atenti con este punto! El que no hayas recibido montones de regalos en tu niñez, no quiere decir que tus hijos, sobrinos o nietos tengan que hacerlo para ser más felices.
¿Qué piensan los peques sobre la plata?

El síndrome del niño hiperregalado

¿El qué? ¡Todos los días aprendemos algo nuevo!

Muchas veces las personas adultas no tienen el tiempo disponible que les gustaría para pasar con sus hijos e hijas, y obviamente aparece una sensación de culpa. ¿Cómo llenar ese vacío? Bueno, ¡por favor que no sea con una montaña de cosas materiales!

Regalar mucho puede llevar, justamente, al síndrome del niño hiperregalado, lo que implica pequeñas personitas sin interés ni ilusión. Esto pasa porque el exceso de juguetes puede generar:

  • Bajo nivel de tolerancia a la frustración porque siempre reciben lo que quieren.

  • Sobreestimulación: tienen tantos juguetes que no pueden prestarle atención a cada uno de ellos.

  • Fantasías limitadas: jugar sin juguetes ayuda a desarrollar más la imaginación.

  • Pérdida de ilusión: valoran poco cada cosa nueva que reciben porque falta el factor sorpresa. 

  • Apatía y egoísmo: les cuesta comprender el esfuerzo y el amor detrás de ese regalo.

Apa la papa. No parecía algo tan serio, ¿no? Así que en la medida de lo posible empezá a limitar la cantidad de regalos, y -si te parece- hablá con toda la familia para poner los límites que sean necesarios. Pensá que quizás el tiempo de calidad compartido con quienes queremos es lo más importante y memorable.

Imaginate para el día de las infancias organizar un picnic, una pijamada, o preparar una receta en familia; te aseguramos que son eventos que quedan en la mente mucho más que un juguete. 

El que no hayas recibido montones de regalos en tu niñez, no quiere decir que tus hijos, sobrinos o nietos tengan que hacerlo para ser más felices.

Regla de los 4 regalos en el día de las infancias

Obvio que no pretendemos que los regalos desaparezcan, por lo que tal vez podés seguir esta regla para limitar la compra infinita:

  • Algo que sirva para llevar puesto.

  • Algo para leer.

  • Algo que realmente necesiten.

  • Algo que deseen posta.

Un buen tip de ahorro es anticiparse con la compra del regalo. Si además conseguís cuotas sin interés, ¡metele no más!

El mejor regalo

Como no podía ser de otra manera, aprovechamos este día para obsequiarles algo que no se puede envolver ni lleva moño: ¡enseñanzas invaluables para toda la vida! No hace falta ser un plomo para hablar de finanzas. Arrancá predicando con el ejemplo: en la infancia solemos aprender de las actitudes y gestos de las personas adultas, y eso incluye también al manejo de la plata. Así que si tenés buenos hábitos financieros, tendrás una gran ventaja a tu favor. Si ven que ahorrás, lo intentarán, ya sabés que son como esponjitas que absorben todo. 

Si el regalo no favorece el sedentarismo ni crea dependencia con las pantallas, ¡mucho mejor!

Recibir educación financiera desde peques ayudará a que tengan más herramientas en la vida adulta. Es clave que sepan ahorrar y entiendan que las cosas y servicios de los que disfrutan, cuestan. Si esto lo hacés de forma divertida, ingeniosa, recurrente y a una temprana edad, con seguridad dejarás una semillita que dará frutos a futuro.

Te desafiamos de lo lindo, pero no te soltamos la mano. Te llevás alguna que otra idea y un recordatorio bastante oportuno: no vale la pena endeudarse hasta el moño para comprar cosas que posiblemente anden tiradas para cuando las hayas terminado de pagar. 

Este 21 de agosto, demostrales lo valioso del tiempo compartido, la escucha, y la paciencia. ¿Te animás?  

¿Nos contás qué te pareció este contenido?

Promedio 4.9 / 5. Cantidad de votos 18

Todavía no hay votos, ¡es tu oportunidad de primerear!

Nos rompe el corazón que la nota no te sirva

Danos la chance de mejorar, porfa.

¿Tenés alguna sugerencia? ¡Te leemos!