El cuento del tío se reversiona y actualiza a la velocidad de la luz, simplemente porque hay personas que tienen como modo de vida el robo y los fraudes. Dedican sus días a ver cómo ingeniárselas para acceder a tus datos, cuentas, y contactos para obtener dinero ilícitamente. Así, las estafas en Argentina y otros países consiguen nuevas formas y nos pueden tomar por sorpresa. 

Te habrá pasado en tu familia, ámbito laboral, o entre tus amistades; cada vez es más común escuchar que a alguien le hackearon las redes, le clonaron la tarjeta, o le desaparecieron plata de la cuenta y todavía no entiende cómo. Es bastante fácil que caigamos en una estafa por Internet, y ahí se nos viene la noche, porque a veces no te roban a vos sino que usan tu identidad para robar a otras personas, ¡y eso es un dolor de cabeza! 

Por eso, recopilamos las estafas en Argentina más comunes y algunos tips para zafar. Tarea urgente: apenas termines de leer la nota, compartila con las personas que conocés, para que presten atención, porque por un despiste, desconocimiento, o exceso de confianza, te pueden meter en un lío a vos. 

Te dejamos nueve ejemplos de estafas de moda explicadas cortito y al pie para que prestes atención ante situaciones cotidianas.  

Los fraudes más comunes de nuestros tiempos

El cibercrimen suena copado como palabra, pero vivirlo no está nada bueno. Sin embargo, cada vez hay más modalidades de las que cuidarse:

  • Phishing: se acercan a vos a través de emails, sitios webs que simulan ser oficiales, redes sociales apócrifas, promociones truchas por WhatsApp, etc. Las posibilidades son infinitas y todas buscan captar tus datos. 

Puede ser que caigas ingresando en un link que te robe información o te impida el acceso a tus cuentas, o pidiéndote que ingreses ciertos datos que luego son utilizados para otros objetivos. Lo más habitual es el vaciamiento de las cuentas bancarias o la solicitud de préstamos pre aprobados.

  • Malware: las estafas por WhatsApp y similares son más directas, pero existen los típicos “virus” informáticos que te roban toda la información sin ser detectados. 

Muy Black Mirror todo. Al típico troyano se le suma el ransomware, que cifra o encripta el contenido del equipo y pide un rescate a cambio de liberarlo, generalmente en criptomonedas.

  • Ingeniería social: es básicamente aprovecharse de las conversaciones para obtener datos e información que permite acceder a diferentes sistemas.

¿Cómo saber si me están estafando?

Hay cuatro constantes en todas las estafas que se resumen en la sigla PICO:

  • Pretexto: te contactan con una excusa llamativa. Pero, ¡cuando la limosna es grande hasta el santo desconfía! 
  • Impostor: se hacen pasar por una empresa u organismo reconocido.
  • Contexto: se aprovechan de un momento específico como los problemas de salud, la situación económica, etc. 
  • Oportunidad: ofrecen una chance única, increíble, que tenés que aprovechar ya, ya, ¡ya!

Ya sabés, mejor prevenir que curar: no te metas en páginas dudosas, investigá una empresa antes de comprar o darle algún tipo de dato y, salvo que seas vos quien origine la llamada, no le des tu información a nadie por teléfono ni por otro medio de contacto (los bancos nunca te van a pedir claves ni credenciales, por ejemplo). 

¡Tomate tu tiempo para todo!

¿Qué hago si me estafaron?

Tenés que realizar la denuncia en una comisaría o en una fiscalía -como en cualquier caso de robo- para constatar que se cometió un delito. 

También podés denunciar en la fiscalía en cibercrimen de la Procuración General de la Nación o en la División Delitos Tecnológicos de la Policía Federal Argentina.

Es importante mantener la evidencia sin alteraciones y hacer lo que te indiquen las autoridades durante la investigación. Hasta que la Justicia no falla, no te pueden devolver la plata.

Ejemplos de estafas de moda

  1. Hackean las redes sociales de uno de tus contactos de Facebook o Instagram y te envían un mensaje ofreciéndote dólares a un bajo precio. Le hacés una transferencia porque te parece un buen negocio, y perdés tu dinero. 

¿Qué hacer? 

  • Llamá a la persona por teléfono, de paso vas a ponerla en alerta y avisarle que sus redes están siendo manipuladas para cometer un ilícito.
  1. Te llega un mensaje vía WhatsApp -o cualquier red social- avisando que uno de tus contactos cambió su número de teléfono y te pide que lo agendes. Acto seguido te ofrece dólares baratos, te pide dinero prestado por un problema x, o te invita a participar de un negocio

¿Qué hacer? 

  • No agendes el nuevo número, y llamá a la persona para avisarle. En un pequeña cantidad de casos, el mensaje es real, pero comprobalo escuchando su voz. 
  • Si comprobaste que es mentira, denunciá ese número o cuenta desde la que te escribieron, y bloqueá.
  1. Recibís un mensaje privado por redes sociales avisándote que ganaste algo y que para obtener el premio tenés que hacer clic en un enlace o seguir ciertos pasos, como descargar una app o completar un formulario. De acceder a ese pedido, podrías estar brindándole lo que necesitan para ingresar a tus cuentas bancarias, llegar a tus contactos, y hackear tus redes sociales. Lo peor es que probablemente tardarás en darte cuenta.

¿Qué hacer?

  • Antes que nada: ¡no hagas clic en el enlace!
  • Preguntate si participaste en un sorteo / concurso. 
  • Chequeá si la cuenta que te envía el mensaje es la real (seguramente la tenés que estar siguiendo).
  • Revisá la redacción del aviso, en general tienen errores de ortografía y gramática. 
  1. Te llega un mensaje de Whatsapp avisándote de un descuento muy atractivo en combustibles, marcas de indumentaria, electrónica, o supermercado. Para acceder al mismo, te piden que dejes tus datos y lo reenvíes a tus contactos para que comprueben que querés el beneficio y realmente te lo otorguen. 

¿Qué hacer? 

  • No hagas clic ni reenvíes nada.
  • Eliminá ese mensaje.
  • Avisale a la persona que te lo mandó que eso es una estafa y que deje de reenviarlo.
  1. Recibís un mensaje con un aviso por un supuesto error al realizar una transferencia bancaria y te piden que hagas determinada acción. 

¿Qué hacer? 

  • No responder. Si tenés dudas, llamá al banco o a la entidad con la que operaste. Usá solo los canales oficiales. Acordate que es el cliente el que se pone en contacto, no al revés. 
  1. Dejás un comentario en una red social quejándote de un servicio o producto, y luego te contactan por privado ofreciéndote una solución. Vos pensás que te quieren ayudar, pero en realidad, suelen ser ciberdelincuentes que quieren tus datos y se aprovechan de tu apuro, preocupación y enojo. 

¿Qué hacer?

  • Comunicate siempre con las marcas por privado y chequeando que sea la cuenta oficial. Otra vez: chequeá que sea la cuenta oficial. Hay muchas parecidas tratando de cometer fraudes.
  • No ofrezcas datos de tus tarjetas de crédito o cuentas bancarias. Las entidades de las que sos cliente te conocen, no necesitan esa información. 
  • Comunicate telefónicamente al número oficial de la empresa. Revisalo en su página web o redes sociales. Por ejemplo, el único número habilitado de Naranja X es 0810 – 333 – 6272.
  1. Te llaman desde el banco pidiéndote que accedas a tu homebanking o vayas a un cajero y realices determinada acción para acceder a un beneficio. 

¿Qué hacer? 

  • Recordar que el banco o entidad financiera no va a llamarte, es el cliente el que inicia siempre la comunicación. 
  • Desconfiar. ¿Por qué te darían dinero o un subsidio?
  • No acceder al pedido. 
  • Cortar esa comunicación y ponerte en contacto con el banco para sacarte la duda.  
  1. Te llega un email avisándote de un cambio o novedad en tu billetera virtual. Piden que hagas clic en algún enlace para actualizar tus datos o dar fe que sos un usuario activo. Al acceder al pedido les estás permitiendo que ingresen a tu cuenta y te roben dinero o y/o criptomonedas, lo que tengas. 

¿Qué hacer?

  • No hagas clic en ningún enlace ni respondas ese email. 
  • Contactate por privado con la empresa que supuestamente te envió el mensaje. Puede ser telefónicamente o a través de sus redes sociales. Chequeá si eso que te piden es real. 
  1. Te interesa un producto que venden por Instagram o Facebook. No tiene tienda online ni un local abierto al público, por lo que la única forma posible de compra es haciendo una transferencia y esperar el producto en tu domicilio. Enviás la plata pero el pedido nunca llega.

¿Qué hacer?  

  • Chequear antes de la compra la reputación del comercio, tanto en los comentarios públicos que tenga en sus posteos, como en general. Con poner el nombre en cualquier buscador podrían aparecer reseñas de otras personas que ya compraron allí, quejas, y denuncias. 
  • Corroborar que el producto que te interesa no está disponible en otro ecommerce con carrito de compras y pasarela de pagos oficial. 

Ya sabés: en el mundo digital, la confianza no es la base de cualquier relación. Más bien todo lo contrario. Pensá dos veces antes de hacer clic y protegé tus cuentas con buenas contraseñas. Y no, 1234 no sirve. Olvidate de usar el nombre de tu perro y/ o las fechas importantes. Las contraseñas tienen que ser creativas y rebuscadas, para que no puedan descifrarlas fácil. Te dejamos acá algunos tips para que consigas un clave espectacular. 

Psst, psst, ¿a dónde vas sin compartir esta nota? ¿En qué quedamos?