Tiempo estimado de lectura: 3 min 26 s

Existe un mito que dice que adoptar conductas ecológicas, es caro. Pues no, mi ciela. No siempre. De hecho hay buenas costumbres que podés implementar para ahorrar.  

Ideas que le están resultando caro al planeta y al bolsillo: 

-Fumar: consumir tabaco es extremadamente dañino para el medio ambiente. Por un lado, las plantaciones de tabaco son una de las principales causas de deforestación en el mundo, y por el otro, cerca de 10 mil millones de cigarrillos son desechados diariamente, produciendo residuos que contienen más de 7000 sustancias químicas tóxicas. ¡Pobre suelo! Por último, y no menos importante, el humo que exhala quien fuma, afecta de forma directa la calidad del aire. Al presupuesto mensual tampoco le caen simpáticos los puchos, porque en Argentina consumir diez al día, tiene un costo promedio semanal de $700, dependiendo la marca.

-El auto. Si cada persona viaja sola en un vehículo de motor, las emisiones de CO2 que contaminan el medio ambiente son considerables, ¡y ni hablar lo que cuesta el combustible! Elegir pedalear o caminar no solo significa un gran ahorro de dinero, sino un enorme guiño para tu salud. Incluso, cuando el contexto lo permite, usar el transporte público o compartir el auto con personas que van hacia tu destino, ¡está bueno!

-Comprar habitualmente agua embotellada. El plástico es uno de los materiales que más contamina y perjudica el medio ambiente. Tarda entre 150 y 1000 años en degradarse. Otro dato llamativo, es que para producir una botella de un litro de agua, se gastan tres. Hay otras alternativas para obtener agua potable, como los purificadores. Hacés esa inversión una vez y solo tenés que preocuparte por cambiarle el filtro dos veces al año.  

-Derrochar electricidad. La producción y el uso de energía eléctrica generan emisiones de gases de efecto invernadero, responsables del cambio climático. No me digas que en tu casa las luces viven prendidas aunque no haya nadie en la habitación. Ya lo dijo Mirtha: “Así no, así no”. También te recomendamos reemplazar las lámparas incandescentes por las led o de bajo consumo, y elegir electrodomésticos con calificación A+++.

-Usar bolsas descartables. Esperar que en el súper te den bolsas plásticas comunes, ya pasó de moda. Y no esas modas que siempre vuelven, como los chalecos y el flequillo. No hay por qué pagar por nylon descartable, cuando existen bolsas de tela que podés lavar y reutilizar infinidad de veces. 

¿Todavía no abandonaste estos hábitos dañinos? ¡Ponete las pilas! (Recargables, por favor)