Si decimos ahorro, situación de la economía, y aumento de precios, ¿en qué pensás primero? Decilo a la cuenta de tres. Uno, dos… tres: ¡dólar! Es que sí, en la actualidad -y te diríamos casi históricamente- la suba del dólar determina mucho de nuestro día a día. Sobre todo, la inflación argentina.

Inflación argentina”. Parece una marca registrada de inflación, ¿no? Como el Argentinosaurus, pero de precios. Está instalada la idea de que la inflación de Argentina está muy determinada por lo que pase con el dólar. ¿Será un mito?

¿Cómo empezó esto? ¿Qué tanta influencia tiene en realidad el dólar sobre nuestras góndolas? Seguí leyendo y enterate qué le hace el billete verde al peso argentino.

El termómetro verde

Lo dicen las y los expertos: en el dólar hay pistas que indican qué va a pasar con la economía. Y no solo la economía mundial, sino también la nuestra. La de acá cerquita.

Los motivos son históricos y económicos, pero también culturales. Porque, más allá del contexto que hizo de esta moneda extranjera nuestro Polo Norte, la realidad es que en Argentina lo aceptamos al punto de tenerlo como una de las formas favoritas de ahorro.

¿Aumentó el dólar? Entonces puede afectar el precio del combustible, y por ende el del transporte

La centralidad pública del dólar tuvo lugar por primera vez en los años 70’, con una devaluación masiva de nuestra moneda que hoy conocemos como “Rodrigazo”. Sin embargo, ya en la década del 30’, cuando aparecieron los primeros controles cambiarios, el dólar empezó a considerarse una herramienta para interpretar nuestra realidad. O sea, casi 100 años atrás.

Luego de esos procesos puntuales, nos encontramos con dos momentos más: la hiperinflación de los 80’ y la paridad cambiaria de los 90’, el famoso y controvertido “uno a uno”. ¿En todas las décadas pasó algo en el país? ¡This is Argentina!

¿Cómo impacta el dólar en nuestros precios?

Partamos de lo más básico: que el dólar suba significa que el peso vale menos, se devalúa. Así de simple. O sea, tus billetes van perdiendo poder adquisitivo, es decir la capacidad de comprar cosas.  El tema es que, como la mayoría de los precios están atados al dólar, si el dólar sube, los precios también. Sumado a la inflación estructural que nos toca vivir, se da una mezcla muy poco favorecedora para nuestros bolsillos. 

Para colmo, cuestiones como la vivienda, los productos tecnológicos y el petróleo están valuados en dólares, al igual que la mayoría de los productos importados. Es por eso que, por más que acá los paguemos en pesos, si sube la cotización del “verde”, también vamos a ver cambios en los precios.

El aumento del dólar influye en el precio de los combustibles

Y estos precios impactan a su vez en muchos otros. Por ejemplo, el valor del petróleo influye obviamente en el del combustible. A su vez, en el del transporte y, por lo tanto, también en el de los alimentos, porque la logística es parte de la cadena productiva. Y ni hablar del boleto del bondi o subte que te tomás para ir a trabajar o estudiar. Es como un dominó, cae la primera pieza y va tumbando muchas otras que te afectan.

Entonces está bueno entender que no hace falta ser una persona adinerada y querer viajar a Europa todos los veranos, o comprarte autos de alta gama una vez por año para que te afecte la subida del dólar. El limón que viaja desde Tucumán hasta Capital Federal, o la manzana que va desde Río Negro hasta Misiones, van con aumento si subió el precio del combustible. Y el consumidor final, o sea vos, es quien lo paga. 

El precio de los alimentos en ciertas zonas aumenta porque la logística que implica su traslado se ve afectada por el costo de los combustibles.

Tal vez después de este recorrido se entienda mejor por qué en Argentina estamos pendientes del dólar. Simplemente porque impacta en los precios de lo que consumimos, y también en nuestros ahorros. Entonces respondiendo a la pregunta inicial: NO, ¡no es un mito!

Si todavía no sabés cuántos tipos de dólar existen en el país, y cómo se cosigue cada uno, ¡esta nota es para vos!