Tiempo estimado de lectura: 1 min 30 seg

Cada vez son más las personas que eligen dejar atrás el efectivo y digitalizar su economía. ¿Todavía te gusta visitar seguido el cajero automático y sacar a pasear próceres y animales en la billetera? ¿Cómo te llevás con los caramelos de vuelto? ¿Te sentís en una misión imposible cuando buscás monedas? ¡Esta nota es para vos! 

Durante el 2020 Argentina fue uno de los países que más redujo el uso de efectivo, según Global Payments Report, que estudió a más de 40 naciones. Debido a la pandemia, resultó una idea más segura y práctica dejar los billetes atrás y optar por la tarjeta de débito o las billeteras virtuales como medio de pago.

Además del beneficio no de tener que llevar los billetes con uno mismo, la digitalización de la economía personal tiene otros puntos a favor:

  • Es más cómodo y seguro. ¿A quién le gusta andar por la vida con una billetera enorme y pesada? Más allá de la practicidad de solo llevar tarjetas y un poco de efectivo encima, es más seguro. En el caso de perder o que te roben la billetera, tu plata está resguardada y es más fácil llamar al banco para bloquear tu cuenta.

  • Tus gastos en la mira. Con el uso de efectivo puede resultar más difícil llevar un control de los gastos que hacemos en el día a día. Una comprita por acá, un delivery por allá. Los medios de pago digitales ofrecen una solución a este problema: a fin de mes podés chequear cada operación. ¿Otro beneficio? La comodidad de pagar impuestos y servicios desde el celu o con débito automático. 

  • Armá tu historial crediticio. ¿Y eso qué es? Básicamente es tu carta de presentación ante un banco o institución financiera que muestra todos tus antecedentes. Haciéndola corta, es lo que se observa cuando querés pedir una tarjeta de crédito o solicitar un préstamo. Si tenés una cuenta en un banco y usás sus servicios y productos, es un punto a tu favor, ya que si tu historial crediticio es bueno, es posible que te den mejores tasas de interés y mayores plazos para devolverlo.

  • La fila en el cajero automático. No habría mucho por agregar y explicar acá. ¿A quién le gusta usar su tiempo en este trámite? 

  • El “temita” de los vueltos. ¿Alguna vez sacaste la cuenta de todo lo que perdés por los redondeos? Ante la falta de monedas y billetes chicos, es muy común que en el comercio te ofrezcan caramelos o una bolsa por el vuelto.  

  • Pobres billetes. Como sabemos, los billetes se rompen y se deterioran con el tiempo y, por lo tanto, hay que reemplazarlos, y eso cuesta plata. En promedio, los billetes tienen una vida útil de 2 años, una vez terminado ese tiempo tienen que salir de circulación. Mirándolo desde un punto de vista más amplio la reducción de uso de efectivo también ayuda al medioambiente, ya que se reduce el uso de los recursos necesarios para imprimir. 

Actualmente es mucho más fácil dejar atrás el efectivo y favorecer la inclusión financiera: solamente necesitás tu celular para abrir una cuenta, ¡hay opciones gratis!