Hay un 99.9% de posibilidades de que hayas escuchado hablar del IVA (Impuesto al Valor Agregado) alguna vez, pero, ¿te preguntaste qué es? Veamos de qué se trata este impuesto tan popular, a quiénes alcanza y qué implica.

¿Quiénes pagan IVA?

El IVA es una carga impositiva sobre el consumo que se cobra de forma indirecta al momento de hacer una transacción comercial. En criollo, es un impuesto que pagamos cada vez que compramos algo. ¿Aplica en los chicles? ¡Sí! ¿Lo pago aunque use efectivo o tarjeta de crédito? ¡Sí, en ambos casos! 

Veamos un ejemplo muy práctico: si compraste un chocolate que cuesta $30, de ese total $6.30 corresponden al IVA. 

Un niño de alrededor de 6 años come un chocolate mientras abraza a su oso de peluche. A este producto también lo alcanza el IVA.

En el caso de ser comerciante o Responsable Inscripto, es obligación por ley discriminar el IVA al momento de vender bienes o servicios. Si este es tu caso, vas a tener que informar este monto a la AFIP en la declaración jurada de IVA, y pagarla. 

¿Siempre existió este impuesto? 

No siempre existió, antes de la sanción de una ley en 1973 existían otros dos impuestos, uno de alcance nacional y otro provincial. Comenzó a regir en 1975 y no fue hasta 1995 que tomó su valor actual del 21%. Otro hito del IVA es que en el 2001 se generalizó su aplicación a todos los rubros, excepto educación, libros y transporte. 

¿Sabías que hay 3 tasas de IVA en Argentina?

  • 21%: es la tasa que conocemos y la que aplica a la mayoría de los productos y servicios sobre la que impacta este impuesto.
  • 10,5%:  impacta en algunos productos como las frutas y verduras, y los electrónicos.
  • 27%: está presente en las telecomunicaciones y energía eléctrica, por ejemplo.

¿El IVA aplica para todo?

¡No! Como te contamos antes, hay algunos productos y servicios sobre los cuales no aplica este impuesto, es decir, que están exentos. En general, están libres de pagar el IVA actividades que contribuyen al bien común de la sociedad. 

Actividades o productos exentos de IVA en 2022:

  • Libros, folletos, diarios y revistas en cualquier formato.
  • Agua y leche natural o en polvo (mientras quien compra sea consumidor final, el Estado, comedores escolares, universitarios u obras sociales).
  • Sellos de correo.
  • Servicios de culto prestados por instituciones religiosas.
  • Servicios prestados por obras sociales.
  • Servicios de asistencia sanitaria, médica y paramédica.
  • Servicios funerarios realizados a través de cooperativas.
  • Espectáculos teatrales y deportivos de categoría amateur.
  • Servicios de taxi y remis cuyo recorrido no supere los 100 KM.
  • La realización de ferias, congresos y exposiciones, y el alquiler del espacio utilizado para los mismos.

¿Sabías todo esto sobre el IVA? Conocer cómo funciona nuestra economía y los impuestos que nos alcanzan, también forma parte de la educación financiera. En esta nota no te ofrecemos truquitos para escapar de ese tributo, pero está bueno entender de qué se tratan esos conceptos que repetimos tanto y no siempre conocemos en profundidad.

Ah sí, para quienes preguntan por el párrafo del inicio: ¡aunque el chicle sea de tutti frutti, también tiene IVA!