4.4
(7)

Las estafas existen desde tiempos inmemorables, solo que se van reinventando de acuerdo al contexto y costumbres. Lo tenemos tan claro, que hasta contamos con una sección que se llama Platita segura. Pero hoy queremos hacer foco en comercios para explicar cómo evitar fraudes en las ventas minoristas. 

Estos engaña pichanga -por llamarlos de forma amistosa- no solo pueden afectar tus ganancias, sino que también llegan a dañar la reputación de un negocio. Veamos cómo evitar los fraudes en tu negocio con acciones concretas, desde supervisar tu sistema de stock hasta implementar medidas de seguridad online.

¡No permitamos que ningún cuento del tío nos tire abajo!  

Arrancamos con medidas básicas

Que te pagaron con billetes falsos, que en el depósito están faltando productos, que tus proveedores mandaron una factura por una cantidad sideral… 😩 ¡Pare se sufrir! ¿Sabés qué? Este panorama dice que hay que ajustar las tuercas a nivel control y supervisión, y aquí te compartimos algunas medidas que podrías empezar a activar ahora. 

  1. Supervisá tu sistema de stock manteniendo un control riguroso de tu inventario, no solo para evitar fraudes, sino también para mejorar la eficiencia operativa de tu negocio.
  2. Chequeá la disponibilidad y los precios de los productos regularmente. Es un bajón cuando te queda una información desactualizada, porque o vas a pérdida o tu cliente vive una experiencia floja. Y ni hablar que pueden agarrarse de eso para efectuar una compra “poco habitual”.
  3. Verificá la autenticidad de los pagos ya que uno de los métodos más comunes de fraude es el uso de comprobantes falsos. Es importante que capacites a tu equipo para identificar estos documentos, que utilices herramientas de verificación y que te asegures de que los fondos se han transferido realmente antes de enviar cualquier producto​.
  4. Mantenete al día con la información de, por ejemplo, las medidas de seguridad de los billetes, tanto los que ahora están en circulación como los nuevos, de cara al arribo del billete de $10.000 y próximamente el de $20.000. Que vos y las personas que trabajan en tu comercio y en contacto con el efectivo tengan este conocimiento permitirá que puedan diferenciar los billetes falsos de los verdaderos.

¿Cómo evitar fraudes en ventas?

Tené mucho cuidado con los pagos en exceso en tiendas online. 

Sospechá cuando te entra un pago mayor de lo acordado, y luego te piden un reembolso por la diferencia. Esta es una de las estafas más comunes, por eso antes de hacer la devolución, verificá que los fondos realmente se hayan transferido a tu cuenta. Te compartimos tres señales para reconocer este tipo de fraude:

  1. No recibiste ningún dinero, pero el cliente afirma que el dinero está retenido hasta que devuelvas el pago extra. 
  2. No recibiste ningún dinero, pero el cliente te envía un comprobante de la transferencia o depósito.
  3. El cliente te avisa que por error pago de más y te proporciona una cuenta bancaria específica para que hagas el reembolso .

En cualquiera de los casos, quien lleva adelante la estafa, tratará de persuadirte con lamentos o con amenazas relacionadas con la reputación de tu negocio. Te recomendamos que mantengas la calma y no realices ningún reembolso si el dinero no está en tu cuenta. En todo caso, para manejar la tensión del momento, podés solicitarle sus datos para notificarle cuando el pago se haya efectivizado.

Prestá atención al fraude por devoluciones.

Este tipo de fraude se da cuando buscan abusar de la política de devoluciones, que es una norma obligatoria en comercios. Esta es la razón por la que tenés que detallar minuciosamente tu política de devoluciones en tu sitio web y asegurarte de que esté visible. Pero además te recomendamos que cada vez que te pidan una devolución supervises las transacciones en búsqueda de algún movimiento inusual.
Ejemplo: 

  • Suele suceder que ingresa una compra común y corriente y luego la cancelan buscando la devolución del dinero. Lo más habitual es que se trate de tarjetas de crédito robadas o de reclamos falsos en relación con la entrega.

Realidad: 

  • No hay manera de evitarlo: aceptar las devoluciones es una forma fundamental de relacionarse con tus compradores y de cumplir con la normativa. 

Recomendaciones: 

  • Incluí un enlace a tu política de cambio y devolución en la página de “preguntas frecuentes“, la página de “cómo comprar”, y en la descripción de los productos para los cuales aplica la política.
  • Redactá tu política de devolución para tu cliente.
  • Detallá los productos para los que aplica.
  • Aclará qué sucede con los costos de envío.
  • Explicitá los límites temporales.
  • Verificá la identidad y la información de contacto de quienes solicitan reembolsos (Comprobar su documento de identidad, confirmar su historial de compras, o usar otros métodos de autenticación).

Asegurá tu sistema de pagos.

Usá tecnología de procesamiento de pagos que ofrezcan medidas de seguridad integradas, como cifrado SSL y autenticación en dos pasos. Estas herramientas ayudan a prevenir el fraude de contracargo, entre otros tipos de fraudes en pagos.

¿Algo más? 

Para evitar caer como víctima de estafas se requiere de una combinación de vigilancia y tecnología. Lo mejor de todo es que son cosas que están al alcance de tu mano, por  ejemplo:

  • Mejorá el registro de datos. Esto lo podés hacer conservando los registros precisos de todas las transacciones, incluidas ventas, reembolsos y devoluciones. Los registros te permitirán realizar investigaciones detalladas y aportar pruebas en caso de disputas​.
  • Formá a tu equipo. Alentá capacitaciones sobre diferentes tipos de fraude y cómo identificarlos. Proporcioná pautas claras para gestionar transacciones sospechosas y solicitudes de reembolso. Es tu mejor defensa contra el fraude. 
  • Fortalecé la seguridad online. Implementá medidas de seguridad robustas para proteger las transacciones en línea. Esto incluye el uso de cifrado SSL, autenticación en dos pasos y pasarelas de pagos seguras. Estas herramientas reducen significativamente el riesgo de fraude.

El fraude al comercio minorista cuenta con muchos recursos creativos y cada vez más sofisticados para que caigas en la trampa, desde hacerse pasar por clientes o empleados, incluso como proveedores, bajo cualquier pretexto saben cómo convencerte para que sigas sus indicaciones hasta cumplir su objetivo.

Tal y como te lo hemos contado en este artículo, tenés recursos para evitar las estafas, pero también es muy importante que sepas mantener el equilibrio emocional y puedas diferenciar entre estar en alerta, supervisar tu negocio y convertirte en una bolsa de nervios. 

Por último, te recomendamos que nunca compartas información personal o financiera sensible a través de correos electrónicos o mensajes no seguros. Utilizá siempre sitios web seguros (te vas a dar cuenta porque usan la versión segura del protocolo: https) para ingresar datos vinculados con pagos, reembolsos o devoluciones.

Proteger tu negocio de fraudes requiere atención y precaución, pero con las medidas adecuadas, podés reducir significativamente los riesgos y mantener tus ventas seguras. Recordá que un negocio bien protegido no solo evita pérdidas financieras, sino que también genera confianza y fidelidad entre tus clientes.

¿Nos contás qué te pareció este contenido?

Promedio 4.4 / 5. Cantidad de votos 7

Todavía no hay votos, ¡es tu oportunidad de primerear!

Nos rompe el corazón que la nota no te sirva

Danos la chance de mejorar, porfa.

¿Tenés alguna sugerencia? ¡Te leemos!