Tiempo estimado de lectura: 3 min

¿Quién no quiere llegar al momento de retiro con tranquilidad? En general, soñamos con una vida más relajada, y dedicar nuestro tiempo a lo que más nos gusta. Sin embargo, en esa etapa los ingresos disminuyen considerablemente, y algunos gastos asociados al cuidado de la salud -o al ocio en el mejor de los casos- suben. 

Según la edad que tengas podés pensar que falta mucho para hacerte problema por eso, pero no es así. La clave está en planificar y anticiparse -dentro de lo posible- al momento de la jubilación. Esto no está en el radar de la mayoría de las personas, no solo de Argentina, sino de Latinoamérica. Un poco tiene que ver con nuestra idiosincrasia, pero en gran parte se debe a las constantes crisis e inestabilidad financiera del país. 

Qué hermoso llegar a la jubilación con salud. La mujer de la foto tiene más de 60 años, ysa anteojos, rojas y unos lentes muy cancheros.

¿Cómo es el sistema jubilatorio en Argentina?

Hagamos un repaso sobre cómo funciona el sistema jubilatorio estatal. Hay distintos tipos de jubilación: ordinaria, docente, por invalidez, y la jubilación de trabajador minusválido. Cada una tiene sus particularidades, pero lo que tienen en común es que para todas se necesita cumplir con años de aportes al sistema previsional. En la jubilación ordinaria -la que conocemos habitualmente- se requieren 30 años de aportes, y tener 60 años si sos mujer y 65 años si sos hombre. 

3 tips para planificar la jubilación

  1. Asegurate los haberes previsionales del estado

Es fundamental que cuentes con todos los aportes al día. En el caso de que trabajes en relación de dependencia, los aportes deberían realizarse automáticamente. En cambio, si sos una persona que trabaja de manera autónoma, tenés que registrarte en el sistema y ocuparte de pagar mes a mes a Anses, o a cajas provinciales o municipales, según corresponda. 

Si bien el monto a cobrar por una jubilación ordinaria en Argentina es muy bajo, te asegura un ingreso fijo y algunos beneficios como subsidios en servicios, descuentos en medicamentos o tarifas diferenciales para espectáculos. 

  1. Empezá a ahorrar temprano

El mejor momento para empezar a ahorrar, fue ayer. El segundo mejor, es hoy. Nunca es demasiado temprano, pero con certeza lo óptimo es hacerlo cuando tenés actividad laboral. No es lo mismo arrancar a los 30 que a los 50, ya que en el segundo caso tenés menos años hasta jubilarte, por lo que el esfuerzo para alcanzar una buena cantidad, será mayor. 

Te preguntás “¿cuánta plata necesito para jubilarme?” No te podemos responder con un monto exacto porque eso depende del estilo de vida de cada persona, pero debería ser una cifra que genere ganancias -al estar invertida- y te brinde un respaldo durante unos 25 años, ya que va a tener que servir como complemento de tus haberes jubilatorios. 

Hay quienes indican que la cifra que ahorres tiene que equivaler a los sueldos de 7 años enteros. ¿Qué te parece este número?

  1. Invertí

La capacidad de ahorro en Argentina es un tema complicado, debido a la devaluación e inflación. Por eso, tenemos que analizar las opciones que tenemos a nuestro alcance. El ahorro en moneda extranjera es una forma de asegurarnos una menor devaluación pero también hay que invertirla, para que no pierda su valor. 

Para lograr esto, las inversiones a largo plazo van a ser las mejores aliadas. Por suerte, existen alternativas para principiantes: plazos fijos, fondos comunes de inversión y bonos (como los CEDEARs). Para quienes tienen un poquito más de conocimiento, curiosidad y astucia: acciones y criptomonedas. 

Considerá que es una plata que no deberías tener que tocar en lo inmediato. Lo importante es que te asegures de que el instrumento que elijas tenga buena rentabilidad y no sea de alto riesgo. Te recomendamos apuntar a las inversiones de riesgo moderado, ideales para pequeños ahorristas, ya que la meta es que este dinero crezca de forma sostenida, sin sufrir cambios abruptos. Cuando te hayas decidido por una, o varias alternativas, lo ideal es que destines entre el 10% y 15% de tus ingresos anuales al fondo de retiro. 

Una mujer y un hombre de más de 55 años practican yoga. Se ven muy saludables.

Viejos son los trapos

¿Vos pensabas que jubilarte era dejar de poner el despertador, dedicarte al hobby que te apasiona, y pegar algún que otro viaje? Y sí, podría ser. Si planificás con tiempo tu retiro, tenés más chances de disfrutar de esa tranquilidad. Porque ponete a pensar, décadas atrás una persona de 65 años era un abuelito o abuelita, mientras que ahora puede estar a pleno gozando de buena salud y viviendo su mejor momento.
Mil disculpas si no podemos ser muy originales con la idea, pero ya habrás visto que la clave está en llegar con un ahorro sustancioso, bien invertido.