5
(20)

Antes de encarar un nuevo objetivo, es necesario conocer dónde estamos parados. Y de esto se trata el patrimonio neto: de saber cuál es nuestra situación económica real, es decir, con cuánta plata contamos realmente.

Ya sea para llevar a cabo un proyecto personal o familiar, como para trabajar dentro de tus emprendimientos, conocer tu salud financiera es fundamental. Y en esto, el patrimonio neto juega un rol fundamental. Pero, ¿qué es exactamente? Y, sobre todo, ¿cómo calcularlo? Te contamos todo en esta nota.

¿Qué es el patrimonio neto?

La mejor forma de saber cuánta plata tenemos para poder usarla más o menos libremente, es a través del cálculo del patrimonio neto. 

Un punto clave antes de seguir es marcar la diferencia entre patrimonio y patrimonio neto: el primero es la totalidad de bienes que tenés, mientras que en el segundo restás las deudas, por lo que sería la cantidad de bienes disponibles.

Entonces, el patrimonio neto -lo estamos repitiendo mucho, lo sabemos- es un resumen de lo que tenemos (los bienes o activos) menos lo que le debemos a otras personas físicas o jurídicas (las deudas o pasivos). Se utiliza principalmente para tener una imagen de la salud financiera en un momento en particular.

Damián Di Pace, periodista especializado en Economía, coincide con esta metáfora: “Es como la radiografía del momento. Considerar el patrimonio neto está bueno, es como hacer un análisis clínico de la salud financiera de una persona”

La fórmula para calcularlo es: bienes/activos – deudas/pasivos = patrimonio neto.

Si los bienes que tenés son mayores a los pasivos, entonces el resultado va a dar positivo, lo que significa que la plata que te queda es mayor que las responsabilidades y obligaciones de pago que te toca afrontar. Ahora, si la relación entre activos y pasivos es inversa, el patrimonio neto va a dar negativo y ahí tenemos un problema.

Ojo: el patrimonio neto no son tus ingresos ni el valor de todos tus activos; sino este último menos la suma de los pasivos. 

¿Por qué calcular el patrimonio neto?

Hay dos razones principales por las que calcular el patrimonio neto es una buena idea:

  • Podés tener un panorama más certero de tus finanzas, porque considerás también todos los bienes que tenés, y no solo tus ingresos; pero, al mismo tiempo, considerás tus deudas y la relación entre unos y otros. 

  • Y saber lo anterior es lo que hace más fácil establecer y cumplir tus metas financieras, así como otros proyectos u objetivos para los que requieras equilibrio en las cuentas. En este sentido, el patrimonio neto es una excelente herramienta de planificación.

“En el caso de pedir un préstamo, el banco te pregunta cuáles son tus activos y tus ingresos”, asegura Di Pace, para explicar que la entidad necesita saber cuáles son tus posibilidades de afrontar el pago de la deuda. 

¿Cómo calcular el patrimonio neto?

Calcular el patrimonio neto no es algo complejo a simple vista. La fórmula es bien simple, como pudiste ver más arriba. ¿Dónde está el chiste? En que tenés que registrar de forma exhaustiva todos tus bienes y todas tus responsabilidades.

Entonces, lo primero es hacer una lista de todo lo que tenés y que tiene valor real: la casa, la bicicleta, el auto, las joyas heredadas de la abuela, los electrodomésticos en buen estado, la computadora, todo. 

Importante: el precio que anotes para cada cosa tiene que ser al valor que tienen ahora, en el presente. No importa a cuánto compraste esas cosas, sino a cuánto las venderías hoy si necesitaras el efectivo.

Cuando termines de calcular todos tus activos, es el turno de hacer lo mismo con los pasivos. Anotá todos los tipos de responsabilidades: préstamos, deudas, cuotas de la tarjeta de crédito, esas cosas, también al valor del presente. Lo que podés hacer es sacar la cuenta como si fueras a cancelar todas tus deudas juntas, para saber cuánta plata se va a ver comprometida en el pago de las mismas en el futuro.

Ahora bien, ¿qué tener en cuenta en cada categoría para hacer un buen registro?

Una guía para el patrimonio neto

Hay varias plantillas de Excel dando vueltas por internet para que te sea mucho más fácil hacer el cálculo de tu patrimonio neto. Pero si lo querés hacer por tu cuenta, estas son algunas categorías que tenés que considerar sí o sí para hacer un registro exhaustivo y de calidad.

  • Bienes líquidos: se refiere al efectivo u otros bienes que se pueden convertir fácil y rápido en efectivos. Por ejemplo, los billetes, los cheques, los plazos fijos, los bonos, el rescate de un seguro de vida, metales preciosos, e incluso las deudas que otras personas tienen con vos.

  • Bienes de uso personal: todos los de uso doméstico, como muebles, electrodomésticos y equipos deportivos y de pasatiempo, así como autos y otros vehículos y artículos de colección.

  • Bienes raíces: el valor de las propiedades que estén a tu nombre, así como los ingresos que tengas en carácter de rentas (el verdadero quién pudiera).

  • Aportes sociales, de salud e impositivos: todo lo que vaya hacia la obra social o prepaga, así como a la AFIP para tu jubilación tiene que restarse. Lo mismo pasa con los valores impositivos como el monotributo o el Impuesto a las Ganancias. 

  • Pasivos corrientes: se refiere a todas las facturas que vencen de hoy a treinta días.

  • Alquileres y servicios públicos: si no sos de las personas afortunadas que pueden considerarse propietarias de un inmueble, vas a tener que anotar también el valor del alquiler, de las expensas, y de los servicios como luz, agua y gas.

  • Tarjetas de crédito y préstamos: las cuotas de la tarjeta y del préstamo también tienen que ser incluidas, con intereses y todo. Acordate que también podés sumar la totalidad del préstamo que te queda por pagar, como si fuera a cancelarlo hoy mismo.

“En el caso de pedir un préstamo, el banco te pregunta cuáles son tus activos y tus ingresos”

Damián Di Pace

Ejemplo para calcular el patrimonio neto

En este caso hipotético la persona tiene los siguientes activos: 

  • Un Toyota Etios modelo 2016
  • Ahorro de USD 1200
  • Plazo fijo de $180000
  • Sueldo neto:  $140000

Pasivos: 

  • Alquiler de vivienda: $37000
  • Servicios y expensas: $17000

“En el ejemplo la persona está bastante líquida porque tiene dólares y un plazo fijo”, señala Di Pace y agrega: “Supongamos que tuviese un inmueble que vale 50 mil dólares,  y una deuda de 40 mil dólares, liquidar ese bien para pagar la deuda, no es tan sencillo. Si bien vas a tener cómo responder frente a la deuda, no va a ser de manera inmediata”. 

Para el periodista especilizado en Economía la persona del ejemplo goza de buena salud financiera pero advierte que “el auto es un activo que se puede convertir rápidamente en pasivo, porque si viajás todos los días al trabajo, pagás estacionamiento, pagás peaje y seguro, lo mandás al taller, lo llevás al lavadero… se convierte en un pasivo importante”.

¿Ya empezaste a anotar todo para calcular tu patrimonio neto? Arrancá el ejercicio y repetirlo cada cierto tiempo (tres meses puede estar bien), así tenés un panorama regular de tus finanzas. No cuelgues: conocé el estado de tus números para arrancar con el pie derecho, que no hay peor ciego que el que no quiere ver, y no hay peor ahorrista o inversionista que el que no tiene sus cuentas ordenadas.

¿Nos contás qué te pareció este contenido?

Promedio 5 / 5. Cantidad de votos 20

Todavía no hay votos, ¡es tu oportunidad de primerear!

Nos rompe el corazón que la nota no te sirva

Danos la chance de mejorar, porfa.

¿Tenés alguna sugerencia? ¡Te leemos!