4.6
(10)

Cuando tenemos graves problemas, es lógico que necesitemos ayuda. Pasa con las cuestiones familiares, pasa con las adicciones, y también cuando las compras compulsivas y otros malos hábitos financieros te llevan a necesitar salir de las deudas con urgencia y de una vez por todas. Para esto es posible recurrir a Deudores Anónimos Argentina.

Sí, como leíste: Deudores Anónimos Argentina, un grupo que puede ayudar a las personas que constantemente recurren al endeudamiento, incluso cuando saben que no podrán afrontar los compromisos y obligaciones. Bueno, técnicamente no es de Argentina sino internacional, pero tiene espacios de acompañamiento incluso en la tierra del mate y del dulce de leche.

Así que si se te hizo costumbre aparecer en el Veraz, o conocés a alguien que necesita una mano para salir de los problemas financieros, la info de esta nota puede serte muy útil.

¿Qué es Deudores Anónimos?

Deudores Anónimos (DA) es una organización que tiene como objetivo que las personas con problemas de deudas crónicas puedan cortar los gastos impulsivos, afrontar sus pasivos y lograr tener unas finanzas personales mucho más saludables y equilibradas.

El grupo está formado por personas que también se encuentran en el camino de recuperación, o que ya lo han superado, y ahora buscan ayudar a otros en la misma situación. Para esto, llevan adelante un programa que consiste en recuperarse día a día haciendo uso de 12 herramientas y participando de las reuniones de la organización, que son tanto virtuales como presenciales, para que nadie se quede afuera.

Otro dato importante es que ser parte del grupo es gratuito, aunque se mantiene con aportes voluntarios. No es obligación pagar para estar en Deudores Anónimos, pero sí podés contribuir con lo que esté a tu alcance, sobre todo si te ayudan a salir de una situación que no solo afecta tu vida diaria, sino también tu economía. ¿No?

Los 12 pasos del camino

En Deudores Anónimos señalan doce pasos que son necesarios de recorrer en el proceso de recuperación de las deudas compulsivas. Entre ellos destacan: 

  • Admitir la impotencia ante la deuda y la falta de control de la propia vida.

  • Decidir hacer algo al respecto para mejorar nuestro día a día.

  • Conocerse mejor, sin miedo, admitiendo y entendiendo los defectos propios.

  • Hacer una lista de las personas a las que lastimamos u ofendimos, y reparar el daño que les causamos.

  • Reconocer y admitir los errores.

  • Tratar de llevar el mensaje a los deudores compulsivos para ayudar a otras personas.

¿Cómo sé si necesito ayuda?

Admitir que tenés un problema es el primer paso para poder solucionarlo, aunque siempre es más fácil decirlo que hacerlo. ¿Cómo saber si ya llegamos a un límite donde solos no podemos? Algo importante es saber que si sentís que necesitás ayuda, tenés que pedirla. No esperes a cumplir x criterios o a que pase algo dañino.

Pero si tenés dudas, siempre podés hacer el test del deudor: una serie de preguntas para reflexionar sobre tu persona. Si la respuesta a más de ocho ítems es “sí”, entonces podrías pedir ayuda a un profesional.

Test del deudor

  • ¿Las deudas son una fuente de infelicidad para tu vida personal?
  • ¿La presión de tus deudas hace que no puedas concentrarte bien en la rutina de tu trabajo habitual?
  • ¿Tus deudas están afectando tu reputación?
  • ¿Tus deudas provocan que no te puedas prestar suficiente atención como persona?
  • ¿Alguna vez diste información falsa para conseguir un crédito?
  • ¿Alguna vez hiciste falsas promesas a tus acreedores?
  • ¿La presión de tus deudas hizo que descuides a tu familia?
  • ¿Tenés temor que algún empleado, familiar o amigo se entere de la magnitud de tu endeudamiento?
  • Al tener que afrontar una situación financiera difícil, ¿la perspectiva de pedir prestado te otorga una sensación de alivio?
  • ¿La presión de tus deudas te provocan insomnio?
  • ¿La presión de las deudas te llevó a tomar de más?
  • ¿Pediste dinero prestado sin considerar adecuadamente la tasa de interés?
  • Cuando te sometés a una investigación crediticia, ¿esperás generalmente una respuesta negativa?
  • ¿Alguna vez intentaste seguir un estricto plan de pago de tus deudas con la única condición de quebrarlo bajo presión de una situación límite?
  • ¿Justificás tus deudas diciéndote que sos «superior» a las demás personas y que cuando llegue tu oportunidad vas a pagar las deudas de la noche a la mañana?

La recuperación es difícil pero no imposible. Hay varias acciones que podés ir realizando en este proceso: 

-Clarificar tu situación financiera.

-Llevar un mejor control de tus ingresos y tus gastos.

-Limitar tu acceso directo al crédito inmediato y guardar bien las tarjetas.

 -Planificar una estrategia de ahorro y menos gastos.

-Hablar de lo que te pasa con las personas que querés. 

Cuando todo esto no es suficiente, no sabés por dónde empezar o, incluso, si simplemente necesitás acompañamiento para llevar a cabo la recuperación, podés recurrir a Deudores Anónimos Argentina. Pedir ayuda, comprometerse con el cambio y modificar hábitos financieros es la forma de empezar a tener una vida un poco mejor.

Ingresá acá para conocer las vías de contacto. Hay correos electrónicos, teléfonos y un whatsapp para que puedas consultar cómo asistir a las reuniones. Como decía cierto cantito popular “¡sí se puede, sí se puede!”

¿Nos contás qué te pareció este contenido?

Promedio 4.6 / 5. Cantidad de votos 10

Todavía no hay votos, ¡es tu oportunidad de primerear!

Nos rompe el corazón que la nota no te sirva

Danos la chance de mejorar, porfa.

¿Tenés alguna sugerencia? ¡Te leemos!