4.8
(65)

Si hay dos palabras que parecen no ser muy compatibles, esas son “deuda” y “responsabilidad”. Después de todo, ¿qué tan responsable puede ser una persona que se endeuda? Sin embargo -como siempre decimos por acá- el endeudamiento responsable existe, y puede ser muy útil. Creer o reventar.

No, mentira, porque no es cuestión de fe. El endeudamiento responsable es una alternativa de financiamiento que puede permitirte acceder a cosas que, de otra forma, no podrías. Pedir un préstamo o usar una tarjeta de crédito no son situaciones malas inherentemente: no es la herramienta, sino cómo la usás, dijo alguna persona sabia, seguro. Básicamente, hay tipos de deuda y “tipos de deuda”. ¿De qué depende? Bueno… ¡de vos!

¿Qué es una deuda responsable?

Como dijimos, no todas las deudas son malas: cuando esta es necesaria o puede ayudarte a alcanzar un objetivo que de otra manera no podrías, utilizar herramientas de financiamiento no está mal. Claro, siempre y cuando no sobrepase tu capacidad de endeudamiento. Y acá es donde entra la responsabilidad.

Muchas personas en Argentina necesitan endeudarse, pero tienen imprevisibilidad sobre el costo y respecto a sus ingresos futuros, porque la inflación está complicando el poder adquisitivo

Damián Di Pace, periodista especializado en Economía.

Endeudarse responsablemente, aunque suene raro, significa alcanzar un nivel de deuda que puedas afrontar adecuadamente con tus ingresos disponibles. Básicamente, que no estés hasta el cuello de deudas, sino que puedas pagar lo que debés sin la necesidad de bajar tu calidad de vida, desesperarte por llegar a fin de mes o tener que pedir varios créditos para cumplir con tus obligaciones.

Te puede servir esta nota: ¿Cómo calcular tu capacidad de endeudamiento?

Acá es clave no confundir la capacidad real de endeudamiento, -o sea, lo que en serio podés afrontar- con el límite de crédito que te dan las entidades financieras. Es como la diferencia entre el poder y el deber. ¿Podés endeudarte por un millón de pesos a 12 meses cobrando 80 lucas por mes? Puede ser. ¿Debés endeudarte por un millón de pesos a 12 meses cobrando 80 lucas por mes? De entrada, habría que pensarlo dos veces. O tres.

En este debate interno, te va a ser super útil el ratio de endeudamiento.

¿Cuál es el ratio de endeudamiento?

El ratio de endeudamiento es una fórmula que te permite saber cuánto podés tomar de deuda antes de alcanzar el sobreendeudamiento financiero. O sea, antes de que el agua te tape la cabeza, aunque es mejor tratar de no llegar a esa instancia. 

Como dijimos, un endeudamiento financiero responsable es el que podés afrontar sin poner en riesgo tu integridad financiera o sin quedarte con compromisos de pago imposibles. Obviamente, va a ser diferente cada persona, porque depende de los ingresos y los gastos de cada una. Cortito y al pie: depende del presupuesto personal o familiar.

Pero, ¿cuál es la fórmula de endeudamiento? Es simple: (Ingresos Mensuales – Gastos Fijos) x Límite de Capacidad de Endeudamiento = Capacidad de Endeudamiento.

Pará, pará, pará… ¿Límite? ¿Y eso? Es el porcentaje máximo que te podés endeudar por mes, lo que la teoría ubica aproximadamente entre un 30 y un 35%. Entonces, la fórmula básicamente es restar tus gastos fijos a tus ingresos mensuales (el desafío es hacerlo sin llorar), y eso multiplicarlo por 0,3 o 0,35 para tener el porcentaje final de la cantidad mensual de deuda que podés pagar sin morir en el intento.

¿Viste que no era tan difícil? Lo difícil es no pasarte, así que a ser rigurosos con los números.

¿Cómo endeudarse de manera responsable?

Obviamente, como no podía ser menos, te dejamos algunos consejos para que seas crack del endeudamiento responsable.

  • Informate: es la clave de cualquier tipo de financiamiento. Si no sabés cuánto vas a pagar de cuota, cuál es la tasa de interés o el total de las comisiones, ¿cómo vas a saber si podés pagarlo o no?

  • Cuando de tarjetas de crédito hablamos, menos es más: tratá de no tener más de una o dos para tener todo mejor controlado, ahorrarte gastos de mantenimiento y, sobre todo, evitar la tentación de tarjetear.

  • Sin presupuesto no hay nada que hacer. Si todavía no lo calculaste, ¿qué estás esperando? No te olvides de destinar un porcentaje al ahorro, que el Carpe Diem está buenísimo pero un poco de planificación tampoco viene mal, che.

  • Conocé tu capacidad de endeudamiento para siempre mantenerte dentro de los márgenes de la responsabilidad. 

  • Pensá seriamente si en serio necesitás el crédito o el préstamo, o si te conviene. Si la respuesta es sí, dale para adelante (¡siempre que cumplas las condiciones anteriores!).

¿Qué opina al respecto Damián Di Pace?

«Antes que nada, existe el endeudamiento responsable. Ahí lo que tenemos que evaluar es cuál es el costo del dinero. Costo del dinero es igual a la tasa de interés más el costo financiero total (costo administrativo de una operación). Tenemos que evaluar cuál es el costo del dinero cuando me endeudo, respecto al flujo futuro de dinero que voy a tener», indica el periodista especializado en Economía.

Di Pace reconoce que muchas personas en Argentina necesitan endeudarse, pero tienen imprevisibilidad sobre el costo y respecto a sus ingresos futuros, «porque la inflación está complicando el poder adquisitivo».

«En cuanto a esa relación costo/ ingreso/ deuda, lo que también tenemos que tener en cuenta es que se estima que la proporción más saludable de deuda respecto al nivel de ingreso, es del 30%. Es más o menos la cuenta que hacen los bancos para saber si te pueden otorgar un crédito. ¿Cuánto podría pagar esa persona por mes? Y… alrededor del 30% de sus ingresos», explica.

Di Pace indica que lo que le pasa a mucha gente actualmente, es que o destinan mayor proporción de su ingreso para pagar las deudas, o al revés, la deuda que tienen le va generando un nivel de ajuste sobre sus gastos corrientes. «Si antes salía a cenar o tenía una obra social, ahora ya no salgo, me bajo del plan de cobertura, no puedo más pagar el colegio privado de mis hijos, etc. También se viene un fuerte aumento de servicios, y un costo de administración hogareña mayor para los próximos meses», grafica y concluye: «Esta proporción hay que tenerla muy en cuenta para tener una buena salud financiera en un momento en donde la aceleración de la inflación genera una compresión de ese nivel de ingresos, y en definitiva también del pago a futuro de las deudas asumidas».

El secreto del endeudamiento responsable está en saber dónde está tu límite y no pasarte de la raya. Evitá la tentación de la tarjeta en exceso y vivir de préstamo en préstamo, y alcanzá tus objetivos informándote y prestando atención. Dale, que cuando de finanzas se trata, cocodrilo que se duerme es cartera.

Si ya te sentís medio al horno, leé la nota 7 pasos para salir de las deudas. ¡Te va a venir de diez!

¿Nos contás qué te pareció este contenido?

Promedio 4.8 / 5. Cantidad de votos 65

Todavía no hay votos, ¡es tu oportunidad de primerear!

Nos rompe el corazón que la nota no te sirva

Danos la chance de mejorar, porfa.

¿Tenés alguna sugerencia? ¡Te leemos!