A estas alturas, los pagos contactless ya no son una novedad que digamos. La pandemia se encargó de incorporar rápidamente un montón de prácticas que nos permitieron cuidar la higiene y la distancia y, de paso, acelerar algunos procesos.

¿Extrañás dar autógrafos en comercios y restaurantes cuando te traen el ticket? ¿Ese pequeño momento de fama te hacía sentir importante? Dudamos que a alguien le pase, porque el contactless mejoró mucho la forma de pagar. Más rápido, más seguro, y más simple. ¿Sabés cómo funciona exactamente esta tecnología? ¡Te lo contamos!

¿Qué es la tecnología contactless y cómo funciona?

La tecnología contactless -en inglés significa sin contacto- ya está presente en la mayoría de las tarjetas de crédito y débito, algo que se aceleró considerablemente para evitar que las cosas pasaran de mano en mano en los tiempos de tapabocas y alcohol en gel. ¿La ventaja extra? Pagos más veloces y seguros.

Contactless utiliza una tecnología inalámbrica de corto alcance llamada NFC (near field communications) que permite la transmisión instantánea de datos entre dispositivos que se encuentren a unos centímetros de distancia. Generalmente es entre una tarjeta contactless y una terminal de pago

Esta tecnología deriva de las etiquetas RFID, las que llevan los abonos de transporte o algunos sistemas de seguridad para apertura de puertas. Pará, probablemente en tu billetera tengas el ejemplo perfecto para que dimensiones cómo funciona: la SUBE o la RED BUS

Las tarjetas contactless cuentan con un chip que contiene toda la información necesaria para las transacciones. Es ni más ni menos que la nueva versión de la cinta magnética de la parte trasera, que igualmente sigue estando. Están identificadas con un símbolo muy parecido al del Wi-Fi.

Como ejemplo, te mostramos una tarjeta contactless de Naranja X.
El símbolo que las identifica es similar al del wifi.

Lo más importante del contactless es que tiene grandes ventajas para consumidores y, claro, para los negocios también.

Razones para sumarte a la onda contactless

Son dos los motivos principales para contar con terminales contactless en tu negocio

  • Velocidad: decile chau a las filas que crecen mientras se imprimen los tickets, y a las firmas. Le entregás el comprobante a quien está pagando, y guardás el que te corresponde. Ni siquiera van a tener que darte sus tarjetas: simplemente las apoyan en la terminal, ¡y listo! Operaciones ágiles garantizadas.

  • Seguridad: la tecnología contactless crea un canal de comunicación que sirve para enviar y recibir la información relativa a la autorización del pago de forma segura. 

Esto reduce los ratios de fraude y otorga más seguridad, no solo a quien efectúa el pago, sino también para los negocios. Es que dentro del chip hay ciertos protocolos de encriptación y de seguridad de la información que la banda magnética no tiene.

El contactless llegó para quedarse, de eso no hay duda. ¿Ya lo implementaste en tu comercio? ¿Todavía tenés dudas? ¡Contanos!