4.6
(19)

Errar es humano, de eso no hay dudas. Pero hay errores que nos duelen un poco más que otros: por ejemplo, hacer una transferencia errónea. Son pocas las sensaciones tan decepcionantes como la de tocar el botón de enviar y darte cuenta que no era para esa persona, o que había un cero de más. Y eso cuando lo advertís en el momento, porque incluso puede pasar que te des cuenta más tarde.

¿Es peor que enviar un Whatsapp declarando tu amor a la persona equivocada? Y… depende del monto.

AYYYYY, ¡qué dolor cuando te das cuenta que hiciste una transferencia errónea!

Hacer una transferencia errónea es una metida de pata, pero la pregunta importante es: ¿se puede revertir? Spoiler alert: es muy difícil. Aunque no todo está perdido, todavía quedan algunas chances. Seguí leyendo y enterate de cómo recuperar una transferencia bancaria errada, con algo de suerte y viento a favor.

¿Qué es una transferencia errónea?

Antes de saber cómo resolver una transferencia errada, veamos qué es, en definitiva, este concepto. Básicamente, es cuando cometés algún desliz durante el proceso de hacer la transacción, pero en lugar de que la operación no se concrete, la plata va a una cuenta diferente de la que queríamos, la cantidad transferida es mayor a la que debías mandar, y/o duplicaste la transferencia; es decir, la mandaste dos veces.

Aunque no lo creas, esto no es tan extraño: poner un número o letras diferentes es bastante común, y si la persona destinataria tiene un nombre habitual, es todavía más fácil confundirse. Basta con presionar “enviar” para que el sudor frío empiece a correr por la espalda.

¿Cómo hago para cancelar una transferencia bancaria?

Tenemos una buena noticia y una mala. Empecemos por la mala: las transferencias son irreversibles. Una vez que se realizó el traspaso de dinero de una cuenta a la otra, no se puede anular. Pensá que eso significa sacar plata de una cuenta sin el permiso del titular. A vos te vendría bárbaro, pero desde el punto de vista legal y de seguridad, no está nada bueno.

También dijimos que es imposible de revertir una vez que se efectuó dicha transferencia. ¿Cuánto tiempo tengo para anular una transferencia antes de que se confirme la operación? Bueno, va a depender de qué tipo de envío sea. Si te ponés a pensar qué pasa con las transferencias bancarias hoy, la verdad es que la mayoría son inmediatas. Pero si es una transferencia programada, ahí corrés con mejor suerte, porque esas se pueden cancelar desde el homebanking o app del banco. 

Atenti: en Naranja X no podés programar transferencias. 

Vamos ahora con la casi buena noticia: equivocarse en una transferencia y que esta se acredite correctamente no significa necesariamente decirle chau para siempre a tu plata.

Entonces, ¿qué hago si me equivoco en una transferencia? 

Un dato importante para arrancar: una vez que la plata llegó a la cuenta destinataria -sea o no la correcta- tu banco o fintech no va a poder hacer nada. Sin embargo, queda una esperanza: comunicarte con la persona que recibió el dinero.

Hice una transferencia errónea, ¿y ahora?

Si contás con la información de la persona titular de la cuenta de destino, lo mejor es que te contactes lo antes posible para contarle sobre tu error y acordar cómo solucionar el inconveniente. Generalmente- generalmente- esta persona transfiere de nuevo la plata involucrada.

Esto es más fácil de hacer cuando la transferencia errónea es a una cuenta de tu mismo banco, ya que la entidad puede ayudarte a contactar a la persona en cuestión. Ahora, si es de otro banco, la situación se complica un poco más si no tenés la información de antemano, aunque también podés hacer un reclamo a través del área de operaciones del banco de destino, que, finalmente, queda sujeto a conformidad del cliente y puede tomar mucho tiempo.

La realidad es que, en última instancia, va a depender casi por completo de la buena voluntad de la persona que reciba la transferencia equivocada. El ejemplo extremo es el cuento del tío que termina en “hice una transferencia y me estafaron”. Acá hay poco y nada que hacer.

Obviamente quedan las alternativas legales en última instancia, frente a la negativa del receptor a revertir la operación. A cambio, implica bastante tiempo. Pero si son los ahorros de tu vida, no hay mucho que pensar.

Mejor prevenir que curar

La mejor forma de tratar las transferencias erróneas es evitándolas en primer lugar. Sí perdón, no somos muy originales. Pero considerando que la app o el homebanking te exige algunos factores de seguridad, tenés chances de comprobar que todo esté correcto, antes de presionar el determinante botón enviar”, “aceptar, o “confirmar”. Así que, ojo al piojo:  

  • Revisá siempre dos o más veces los datos de destino.

  • Prestá atención al banco y al nombre de la persona que aparece como destinataria (cuantos más datos tengas de antemano, mejor).

  • Chequeá bien el monto de transferencia y, por las dudas, los movimientos de tu cuenta al terminar (no vaya a ser que dupliques la operación).

  • Anotá el número de transferencia una vez que realices el pago.

  • Borrá de la agenda de transferencias todos los contactos que no son habituales (para evitar confundirte o seleccionar el nombre incorrecto).

  • Guardá todos los comprobantes de las transferencias en caso de que tengas que hacer un reclamo.

Te lo suplicamos, por lo que más quieras, no metas la pata al hacer una transferencia. Prestá atención a cada detalle así te ahorrás un dolor de cabeza.

¿Nos contás qué te pareció este contenido?

Promedio 4.6 / 5. Cantidad de votos 19

Todavía no hay votos, ¡es tu oportunidad de primerear!

Nos rompe el corazón que la nota no te sirva

Danos la chance de mejorar, porfa.

¿Tenés alguna sugerencia? ¡Te leemos!